POLÍTICA DE HOY

Promotores de odio


Samuel Cantón Zetina

Quienes por verdadera convicción, resentimiento, o búsqueda de chamba, emiten y comparten opiniones irracionales en contra o a favor del presidente, no le hacen ningún favor a México. Ni a AMLO, ni a MORENA, ni a la 4T.
 
Andrés Manuel López Obradorha insistido en la conveniencia de que los mexicanos se unan, como condición para avanzar y recuperar el tiempo, y dejen a un lado enconos y diferencias.
 
El cambio ya se produjo el primero de julio. Aquí, desde campaña, el gobernador Adán Augusto López Hernández enarboló con éxito -ganó ampliamente- la bandera de la reconciliación.
 
¿Por qué los que aguardan al amanecer para pelear y ofender en redes, interpretan que “ayudan” al caudillo y a su objetivo superior de refundar el país, exacerbando ánimos?
 
¿Por qué, simplemente, no se limitan a externar sus consideraciones, y a respetar las contrarias? ¿Por qué el afán de exterminar al opuesto? ¿Por qué el denuedo por descalificar e insultar? ¿Por qué no se debate con una sola regla: respetar?
 
Todo es un balance, donde hay claros y oscuros. Ni la política ni la vida son de un solo sentido o color.
 
¿Por qué no se comprende (y asume) el aspecto básico de la civilidad? 
 
La misma sinrazón se mira en ambos radicales bandos a propósito de los periodistas: el que habla o escribe bien de algo o alguien, está “maiceado”. El que critica, es “chayotero” (ni saben qué significa). La más pura intolerancia en su máxima expresión. No se puede negar que el propio Obrador concita pasiones y genera polémica, pero no promueve el odio ni el enfrentamiento, como sí se mira con sus simpatizantes y malquerientes. En sus seguidores honestos, sobre todo, debería de haber prudencia e inteligencia para no ahondar la división en una Nación que ya gobierna.
 
Y DE MAÑANA…
IGNORADO POR las autoridades, el Colectivo de Mujeres de la UJAT tuvo que salir a las calles para distribuir volantes con los rostros de los presuntos acosadores sexuales de una de sus divisiones…
 


Columnas anteriores