PALACIO NACIONAL

La secrecía en el periodismo


Alejandro Lelo de Larrea

Lecturas: 571

En los años 1980 y 1990, la primera fase del periodo neoliberal, varios periodistas tuvieron que enfrentar procesos penales (incluso en prisión), por negarse a revelar sus fuentes de información. Fue una de las etapas más críticas. No existía un marco legal que protegiera su secreto profesional.

Hoy sí existe. Fueron décadas de lucha para conquistar este derecho, para lo cual los movimientos y líderes de las izquierdas fueron fundamentales.

Es por ello que sorprende aún más que ayer, en su conferencia, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, emanado de una de esas izquierdas, haya pedido que "en aras de la transparencia", un diario (Reforma), revele quién les filtró el borrador de la carta que le envió al rey de España, Felipe VI. Cuando tocó el tema, varios reporteros ahí recordaron del derecho a la secrecía.

El 3 de septiembre de 2018, por unanimidad, la Suprema Corte validó la constitucionalidad del secreto de profesión en el periodismo. "Las personas profesionales de la información tienen derecho a desempeñarse de manera libre y a mantener el secreto profesional, que salvaguarda a periodistas y colaboradores periodísticos en cumplimiento de sus funciones, así como a no ser obligados a revelar sus fuentes de información".

Para algunos, esta petición de AMLO podría ser equiparable a solicitarle a un médico que, "en aras de la transparencia", rompa su secreto profesional y haga público el expediente clínico de algún paciente que sea prominente servidor público. El asunto no es menor, porque hoy fue no fue contra un medio de comunicación, sino contra todos, pues por añadidura luego seguirían los demás.



Columnas anteriores

visitas