¡AH, CARAY!

Refuerzos Olmecas


Ezequiel Luna Arias

Lecturas: 931

Play ball se oyó en el Centenario, pero antes en la ceremonia inaugural, Chemita Murillo le lanzó un curvón a Adán Augusto, el Góber, cachando Enrique Priego, pura batería pesada. Nomás que en el juego de a de veras, la Pericada de Puebla le dio una revolquiza a Los Olmecas al son de 13 carreras a cero, les aguó la sopa.
 
Como quien dice le amargaron la noche a la fanaticada choca que quería ver ganar a los cabezones, que con esta paliza acumuló como 40 carreras en contra en cuatro partidos, pues los Guerreros de Oaxaca le zamparon la primera limpia de la temporada.
 
Hay alarma en la comarca y ya lo sabe el Presidente López Obrador, que es el más interesado en que Los Olmecas sea un club de garra, ganador, no que ande dando lástima en los diamantes; que cualquiera lo agarre de su bacal o de su puerquito.
 
Solo que para reforzar al equipo de la 4T está en chino; porque según no quieren que ningún pelotero gane más que el Presi; ahí torció el rabo la tunca, porque un ex big leaguer gana por encima de los 8 mil dólares, bajita la mano. Para acabarla de amolar, a los Choyudos les hace falta bateo, pitcheo, relevo corto y largo, fildeo, mánager y por si fuera poco, lana. Qué caballo, casi nada.
 
El equipo anda peor o igual al del sexenio pasado, en que la mayoría de los años se acostumbró al sótano. Me dice un experto de la pelota caliente que a como está la cosa hay que contratar refuerzos locales antes que el barco se hunda. Pa’ cuarto bat sugiere se hagan de los servicios de Evaristo Hernández, buen aporreador; un bateador designado puede ser Xavi May; de cátcher, Joan Manuel Fócil, que no pasbolea, todo agarra; un parador en corto, que no se le va una, sería Tincho Silva; y un relevo corto, con recta y moña engañadora podría ser George Aguirre; entre otros.

 



Columnas anteriores

visitas