Purgatorio

“El bastonero del rey...”


Juan Manuel Juárez

Lecturas: 1240

HISTORIAS DE PALACIO
 
Puerta de golpe, es la Secretaría de Gobierno. (Gobernación, en el altiplano). Quienes ocupan esa silla, mayormente son avezados en el arte de la política. Algunos le llaman "perversos", otros, "apagafuegos" y casi siempre son "candidatos naturales" a suceder al gobernante en turno, lo que muchas veces es origen de la ingobernabilidad. Y de la maldad.
 
En la Sombra del Caudillo, Martín Luis Guzmán describe con magistral precisión la psicología de Hilario Jiménez, ministro de gobernación; da cuenta de la manera de operar y "amarrar" arriba y abajo, principalmente en los momentos de crisis política. El escritor dibuja de cuerpo entero lo que es un ministro con poder. Algunos secretarios de gobierno "pegan" y otros "soban", pero cada quien su estilo personal, como escribió Cossío Villegas.
 
Cada quien escribió su propia historia: De Jaime Lastra (quinquenio de Manuel Andrade) hay al menos dos versiones. Una: que se convirtió en un ‘operador incómodo’ para MAD a partir de que no compartían las mismas visiones en las política interior y seguridad. De Juan Carlos Castillejos, (el relevo) poco se puede decir, pues el brinco de Comunicación Social a Gobierno ‘no fue bien digerido’. Lo suyo son las relaciones públicas, nada más.
 
En lo que hace al período de Andrés Granier: La historia de Humberto Mayans, conocido como ‘el marqués y el ‘Gobernadorcito’ es tan compleja como escandalosa: Se dedicó a pavimentar su llegada a la Quinta y a eliminar políticamente a sus adversarios, de dentro y fuera. Bilioso como es, terminó confrontado hasta con su sombra, y dejó sumido al estado en una crisis política que a la postre fue factor determinante para dar paso a la alternancia, después de que el PRI se mantuvo 83 años en el poder.
 
Y con el desgobernador Arturo Núñez, hubieron tres secretarios: ‘El bueno, el malo y el feo’. Raúl Ojeda, hoy en la banca y en la ‘primera reserva’, le colgaron muchos ‘milagros’, algunos producto del ‘fuego amigo’. Se fue para ‘cuidar a sus nietos’, pero estos ‘ya le crecieron’. Entró al quite el "siniestro" Gustavo Rosario Torres que resultó ‘peor el remedio que la enfermedad’. Salió en medio del escándalo y acusaciones de todo tipo. Cerró el "tibio" Rosendo Gómez Piedra. Un hombre decente pero sin perfil para el cargo. ‘No veo, no oigo, no estorbo...”
 
En 17 años, tres de los siete secretarios de gobierno han aspirado a la gubernatura y siempre salieron por la puerta de atrás, con más claroscuros que luces. En fin, bien puedo decir que cada Gobernador carga con los aciertos o errores de su "segundo".
 
Conviene señalar que Jaime Lastra es el ‘resucitado’ en su condición de Fiscal. Tiene cuerda y futuro. En Tabaco, la 4T lleva como secretario de Gobierno a un joven político tabasqueño, formado a golpes opositores y en la academia. Su paso por San Lázaro y el Consejo General del entonces IFE, como representante del PRD (Lopezobradorista) le valió de mucho en su currícula. 
 
Marcos Rosendo es un bastonero singular. Su actuar no se parece a ninguno de los que le han antecedido en el cargo.
 
Rosendo ha dado muestras de madurez política, y también de que no le hace al feo sentarse con los opositores. Podemos decir que el gobernador puede operar tranquilo porque el "Palacio Azul" está en buenas manos, y eso es bueno para Morena y para Tabasco.
 
¿Usted qué opina? NOS VEMOS EN OTRO PURGATORIO, SI DIOS QUIERE
 


Columnas anteriores

visitas