LOS DARDOS DE BRACHO

Quijote, regresa


Carlos Bracho

Lecturas: 556

PROCURA DESCUBRIR LA VERDAD POR ENTRE LAS PROMESAS Y DÁDIVAS DEL RICO COMO POR ENTRE LOS SOLLOZOS E IMPORTUNIDADES DEL POBRE
 
Volví a leer otra vez el libro de don Miguel de Cervantes Saavedra. Lo hice porque cuando vemos que el mundo se llena de malandrines, de pillos, de mal nacidos, al terminar esa lectura, uno quisiera convertirse en Don Quijote, tomar la espada y propinarles a los malosos una tunda de las buenas. Sí, darles también con los dardos en las meras nalgas a muchos politicastros.
 
Porque miren lo que el Caballero de la Triste Figura le dice a Sancho, para que éste gobierne bien la ínsula prometida: -“Mira, Sancho, para ganar la voluntad del pueblo que gobiernas, entre otras, has de hacer dos cosas: la una, ser bien criado con todos, y la otra procurar la abundancia de los mantenimientos; que no hay cosa que más fatigue el corazón de los pobres que el hambre y la carestía.
 
No hagas muchas pragmáticas; y si las hicieres, procura que sean buenas, y, sobre todo, que se guarden y cumplan; que las pragmáticas que no se guardan lo mismo es que si no lo fuesen; antes dan a entender que el príncipe que tuvo discresión y autoridad para hacerlo no tuvo valor para hacer que se guardasen. Procura descubrir la verdad por entre las promesas y dádivas del rico como por entre los sollozos e importunidades del pobre. Si acaso doblares la justicia, no sea por el peso de la dádiva, sino con el de la misericordia.”
 
Y cuando Don Quijote está en la casona de los Duques, expresa que: -“Os digo, que ya por muchas experiencias sabemos que no es menester ni mucha habilidad ni muchas letras para ser uno Gobernador, pues hay por ahí ciento que apenas saben leer y gobiernan como unos girifaltes. Y su excelencia sabe que los girifaltes son unas aves de rapiña.” Con esta sabiduría política, y yo lo he comprobado, y creo que ustedes también han visto que muchos políticos de este Mexicalpan de las Ingratas, no leen ni han leído ni por asomo este libro genial, porque si lo leen al enterarse de las máximas para ser un buen gobernante y servir con humildad y honradez a su pueblo, avientan, horrorizados, el libro, lo tiran, lo queman. ¿No?
 


visitas