MANIFIESTO

Mal tiempo para ser fifí


José Chablé Ruiz

La Real Academia Española define que una persona fifí “es presumida, que se ocupa de seguir las modas”. México Desconocido apunta que el naturalista francés Georges l: Leclerc, mejor conocido como el Conde Buffon, la puso de moda en el siglo XVIII al referirse a las aves recién nacidas o jóvenes, mientras que el escritor francés Guy de Maupassant usó la palabra en 1882, al titular su cuento: “Mademoiselle Fifí” (Señorita Fifí); por último, Rius, en el libro de las malas palabras, sostiene que fifí se refiere a un afeminado.
 
En el régimen maderista, se consideraban fifís a los que apoyaban el porfiriato, a los que mantenían sus ideales conservadores, acusándose como fifí al periódico El Debate que mantenía una campaña contra el presidente Francisco I. Madero.
 
Desde julio de 2018 quienes en nuestro país se han considerado fifís o que han aspirado a formar parte de esa élite, se encuentran preocupados, pero sobre todo muy molestos por el arribo al poder de un provinciano del sur profundo, proclive a las causas indigenistas, de izquierda y con sentido nacionalista.
 
No entienden por qué el Presidente Andrés Manuel López Obrador prefiere los vuelos comerciales a la comodidad y lujo del hasta hace poco avión presidencial; por qué usar un volkswaguen clásico en vez de las conocidas suburban blindadas; por qué seguir viviendo en su casa cuando están disponibles “Los Pinos” con sus majestuosos jardines; por qué ganar cien mil pesos al mes cuando puede ganar cinco veces más, ¿qué acaso no es para eso el poder?
 
El remate a la tragedia fifí es la petición, que califican de descabellada, que hizo AMLO al rey Felipe VI de España y al papa Francisco que pidan perdón a mexicanos por los abusos de los españoles y de la Iglesia Católica durante la Conquista de México hace 500 años. Los fifís desconocen la historia, no saben que en el mundo hay muchos ejemplos de este tipo de disculpas por excesos del pasado, que han servido para engrandecer al oferente, con la reconciliación de los pueblos.
 


Columnas anteriores