¡AH, CARAY!

¡Azúcar!


Ezequiel Luna Arias

Lecturas: 1072

Si no fuera por la actividad azucarera, en Cárdenas y puntos circunvecinos, la situación estaría del cocol, sobre todo con el bajón del sector petrolero, la crisis del cacao; el cierre de comercios y empresas a causa de la inseguridad, y por ende, la caída del empleo.

La siembra de caña en el municipio no es un asunto de moda económica; es toda una tradición de al menos 150 años desde que la familia Veraud Sastré fundó el Ingenio Santa Rosalía, vinieron cambios de dueño: un tiempo fue de la Familia Trujillo García, luego fue de Operadora Nacional de Ingenios, de Nafinsa y después fue adquirido por el grupo Beta San Miguel.

El municipio cuenta actualmente con dos ingenios, ante el cierre hace mucho del Ingenio Santa Rita y Nueva Zelandia. El otro ingenio activo, es el Presidente Benito Juárez, ubicado en el Pob. C-27 del Plan Chontalpa. Este ingenio pertenece a inversionistas colombianos.

Con sus altas y bajas, el sector azucarero, multiplica los empleos, desde la preparación de la tierra, siembra de la gramínea, el cultivo, la cosecha a través de cortadores; la molienda y transformación en azúcar y otros derivados, donde trabajan día y noche cientos de obreros tabasqueños.

Los 52 ingenios del país están a todo producir azúcar de calidad, pero los atosiga la importación desmedida de alta fructuosa, un reemplazo de azúcar, que abarata el endulzante, al grado de que un saco de azúcar nacional ha llegado a costar hasta 500 pesos, poniendo en riesgo la economía de los productores.

La dirigencia nacional cañera, con Daniel Pérez Valdez a la cabeza, no se ha cruzado de brazos y a través de bloqueos para no dejar sacar azúcar de las bodegas de los ingenios, ha logrado que se les pague a 700 pesos el bulto y van por más. Hoy jueves, Pérez Valdez estará en Tabasco, buscando cerrar filas para un mejor precio y será recibido por José Livio Pons Echeverría, de los productores cenecistas de Santa Rosalía.



Columnas anteriores

visitas