DOBLE FILO

Hundidos en la inmoralidad


Homero T. Calderón

Durante muchísimos años, la UJAT batalló para colocarse como una universidad pública eficaz. Y cuando ya parecía haberse estabilizado, los horribles espectáculos públicos que está dando hoy la hacen ver como una entidad "guanga" y sin control. ¿En dónde empezó a caerse todo? Con la estafa maestra. Esta maniobra, urdida incluso por mentes retorcidas tabasqueñas, fue el principio del fin. Terminados los negocios ilícitos de la estafa maestra, la economía de la UJAT es un verdadero desmadre. Todo en esa institución está contaminado. Porque se ha manejado todo con una dinámica al más puro estilo priista. Todos para uno y uno para todos. ¿Qué necesita entonces la UJAT? Una reestructuración moral a fondo. Se necesita una reestructuración a fondo.

Se invierte muy poco en investigación. Sólo le daré una muestra de esto. A pesar de todas las inundaciones que ha sufrido el estado, aún no tenemos especialistas en hidráulica. Y si los hay, sólo Dios sabe dónde ejercen. En la UJAT, la comunicación social se ejerce de noche.

Se necesita quitar todo el "cochambre" de una Junta de Gobierno que piensa como la Santa Inquisición. Se necesita reorientar la enseñanza e intercambiar experiencias como lo hace el Instituto Tecnológico de Monterrey, cuyo objetivo, a pesar que es enseñanza privada, es impartir enseñanza involucrando al educando en el amor a la patria y los valores.

No está usted para saberlo ni yo para contarlo pero la UJAT maneja una nómina confidencial que no aguanta la mínima auditoría de un pasante de administración. Se reparte con una frivolidad asombrosa todo tipo de prebendas desde tres oficinas: la propia de José Manuel Piña Gutiérrez; desde el área de administración y desde comunicación social.

Dícese –todo mundo lo sabe- que el consentido de estos "sobres chiquitos" es el dirigente de SPIUJAT, Juan José Sosa Ramos. ¿Le suena el apellido? Sí, en la Universidad de Hidalgo –recientemente- se ha denunciado corrupción a nivel internacional. En esa Universidad domina la "Sosa Nostra". ¿Y lo del acoso sexual? Pues es el resultado natural de una falta total de pericia para manejar una casa de educación pública que se está perdiendo entre la mierda de los intereses…



Columnas anteriores