POLÍTICA DE HOY

Ni pluris ni regidores focas


Samuel Cantón Zetina

MORENA debe concretar cuestiones trascendentes.

Hay avances de fondo, como el corte del copete de los privilegios en las cámaras y en el gobierno federal; el establecimiento de las consultas públicas; la desaparición del fuero -ni el Presidente es ahora intocable-, y pronto quedará la revocación de mandato.

Sometiendo a la opinión de la gente temas prioritarios, y la propia continuidad -a medio período- de las autoridades, se toma en cuenta (como nunca) la participación ciudadana. Los abusos en los congresos y en la burocracia agraviaban al pueblo. Ya han sido drásticamente acotados en la CDMX, aunque no en todos los gobiernos ni legislaturas estatales.

Con el adiós al fuero, se regresa a condición de humanos a los políticos y funcionarios.

Ya tendrán que responder ante los tribunales por cualquier delito grave o desvíos del erario. Y con la revocación, tendremos la opción de corregir una elección desafortunada de gobernante, o de ratificar conformidad en las mismas urnas.

Otro asunto es la cancelación de las diputaciones y senadurías plurinominales, surgidas en la época del PRI como partido hegemónico, y entonces, de la necesidad de abrir espacios a las minorías.

Esa condición ya no existe.

Tatiana Clouthier propuso erradicar las "pluris", con todo y que ella llegó por esa vía a diputada federal (¿en qué paró su denuncia de que "le avisaron" que querían envenenar a Obrador?).

También es de aplaudir la propuesta de MORENA en San Lázaro (5 de marzo) para cortar 50% el financiamiento a partidos.

Donde la 4T se ha quedado atrás es en los municipios, de allí la importancia de la iniciativa del gobernador López Hernández para reducir el número de regidores, figura que en sus orígenes iba a ser de auténticos ciudadanos con representación vigilante en los cabildos. Se tergiversó con el tiempo, llegando a ser simples cómplices de los alcaldes (hombres y mujeres), con encargos repetidos a los de los directores.



Columnas anteriores