¡AH, CARAY!

De que lloren en tu casa…


Ezequiel Luna Arias

Todo hace suponer que la comunidad de la UJAT está enterada que abundan los acosos sexuales, menos el señor Rector, Piña Gutiérrez. Parecido al sanchado, que todo el pueblo sabe que la mujer lo engaña, menos él. Me lleva el tren sin boleto; y en qué burbuja se mete o es que de plano se hace guaje, alcahueteando a sus profes consentidos. No puede ser que afuera y adentro sea un secreto a voces que muchos maistros ujatecos se pasan de rosca acosando sobre todo a jovencitas y el rector no lo sepa.

Ya ni el Papa Francisco se puso a encubrir o a seguir defendiendo lo indefendible, como es el caso de pedofilia en que cayeron decenas de sacerdotes.

Así que Piña no se debe poner al dime que yo te diré, rechazando las acusaciones, sino dando todas las facilidades para que se investiguen estos casos tan bochornosos y degradantes. No tiene que meter las manos al fuego por nadie y menos por los que hoy son señalados bajo sospecha.

Nada; al contrario que les diga: de que lloren en tu casa, a que lloren en la mía; mejor en la tuya…

Y el que se puso más rojo que un tomate de coraje, creo que hasta se orinó de la muina, fue Mr. Donald Trump, cuando le metieron carrilla que está saliendo de Honduras, la madre de todas las caravanas. Más bravo que un chile habanero dijo que cerrará la maldita frontera con México, todo porque las autoridades nopaleras no le echan la mano correteando a los centroamericanos y sus caravanas.

Perro que ladra no muerde, dijera el refrán. A estas alturas, ya no se sabe quién necesita más de quién: Si nosotros de los gringos; o los gringos de nosotros.

Casi que nos vamos a empate.

Nomás recordemos aquella película de Un día sin mexicanos, y nos daremos que estamos como cadenas, eslabón con eslabón. Sea para bien o para mal. Haciéndole el quite a Trump, Yuri le responde: Pasa ligera/ la maldita Primavera…



Columnas anteriores