PALACIO NACIONAL

Una mañanera entre aplausos


Alejandro Lelo de Larrea

En plena conferencia de prensa matutina, el gobernador de Baja California, Francisco Vega se desató en aplausos hacia el presidente Andrés Manuel López Obrador: "¡Bravo, presidente, bravo!"

Escena detrás de cámaras. Ni se vio en la transmisión ni se plasmó en la versión estenográfica. Los aplausos de Vega obedecían a lo que respondió López Obrador sobre una supuesta deuda de la federación con el gobierno estatal, por 4 mil 217 millones de pesos.

"Según mi información, estamos nosotros al corriente, pero si existiese alguna deuda con el gobierno de Baja California, no sólo se reconoce o se reconocería, sino que se entregarían los recursos", expresó López Obrador.

Por segunda ocasión, la conferencia matutina de López Obrador se celebró fuera de la Ciudad de México. Esta vez en las instalaciones de la Segunda Zona Militar en Tijuana.

No fue fácil encontrar un sitio apto ahí en la Zona Militar. Adaptaron un dormitorio para 50 personas. Sacaron las literas para hacer ahí el montaje. Las características del salón obligaron a distribuir a funcionarios y periodistas a lo largo. Cámaras y reporteros quedaron muy cerca del presidente.

Como pocas veces, la mayor parte de las preguntas que tomó López Obrador fueron a grito abierto de los periodistas. No hubo orden en este sentido. Sí equilibrio entre el número de reporteros locales y nacionales que hicieron cuestionamientos.

Al final, los periodistas estatales se decían decepcionados: "Fue una conferencia a modo de los medios nacionales", decía uno. Otro replicó: "No, fue una conferencia a modo del presidente. No nos contestó nada de lo que preguntamos".



Columnas anteriores