Purgatorio

Alcaldes mañosos...


Juan Manuel Juárez

Lecturas: 1552

Adán Augusto López puso el ejemplo con su declaración patrimonial y, lo mejor, la hizo pública -41 millones- sin rubor, sin prejuicios, sin falso pudor.

El gobernador cumplió y lo hizo, solo después que el Presidente, en tiempo y forma. Se enfrentó al escrutinio público y se declaró como un notario público muy exitoso, razón de su fortuna.

Bajo ese tenor, uno esperaría que todo su gabinete cumpliera con la obligación de dar a conocer sus bienes.

Pero también los presidentes municipales que a resumidas cuentas resultaron o muy 'vivillos' o muy 'vivales', pues nos enteramos que por sus 'calzones' decidieron que su declaración patrimonial debía ser privada, no pública.

Su argumento es la inseguridad, esa que afecta a todos los tabasqueños por igual, pero eso sí, como ellos se sienten 'hechos a mano', no merecen ser tocados' ni con el pétalo de una rosa...'

Resulta pues, que muchos son unos 'fifís' 'embozados" o sea, que se disfrazan de pueblo para no rendir cuentas, como si tener -como es el caso del ejecutivo estatal- fuera un pecado. Claro, siempre que lo de ellos sea bien habido.

Hoy se sabe de alcaldes con negocios que dejan mucho a la imaginación, como el de Paraíso que es 'exitoso chatarrero' , pero además, está ligado a un bar en donde ocurren cosas terribles como homicidios. ..( ? ) Otros tienen ranchos, mucho ganado y grandes extensiones de tierra que, con todo y haberlos puesto a nombre de familiares y amigos, no falta quien sepa vida y milagros de ellos.

Otros que se dan 'golpes de pecho', como la alcaldesa de Teapa, llaman la atención, no por su trabajo, sino por sus extravagancias. Un dato: la conocen como 'la chica fresa' que está más en Palacio de Hierro que en Palacio Municipal. Para más señas, es pariente del tal Nico, aquel que parecía un modesto chofer del Tsuru con Andrés Manuel en la CDMX y resulta que es un acaudalado negociante de desechos. Es decir, que de la traición y la basura ha hecho fortuna.

Y bueno, qué de malo tendría decir que los alcaldes son ricos pero no rateras, pero al negarse a cumplir con la obligación de hacer públicas sus fortunas, los hace ver, al menos, 'sospechosos', ¿Usted qué opina? NOS LEEREMOS EN OTRO PURGATORIO, SI DIOS QUIERE.



Columnas anteriores

visitas