Purgatorio

“Los muertos vivos..” misterios sin aclarar...


Juan Manuel Juárez

Lecturas: 1707

HISTORIAS DE PALACIO
 
En política hay ‘muertes inexplicables’. Vamos, nadie entiende cómo es que algunos personajes ‘perdieron la vida política’ cuando más ‘robustos’ se les veía. Hay quien piensa que no merecían ‘morir’, pero también los que creen que ya estaban ‘robando oxígeno'... Se concluye qué hay ‘muertos’ que ‘apestan’ después del tercer intento’.
 
¿Será? Hoy me voy a referir a tres fiambres notables: Raul Ojeda, Nico Mollinedo y José Eduardo Beltrán (Chelalo). En particular, llama la atención el misterioso caso de Raúl Ojeda Zubieta, un personaje tan ‘cercano’ al ahora Presidente, Andrés Manuel López Obrador, que resulta impensable “su extinción”.
 
Aún hay voces que claman: “¡resucítalo Señor!”
Cómo entender que hasta en tres ocasiones Raúl fue impulsado por AMLO al gobierno de Tabasco con la marca del PRD.
 
Ya en 2012, al triunfo de Arturo Núñez con el PRD, Ojeda fue parte de la negociación con Andrés Manuel, de tal modo que Raúl Ojeda llegó a secretario de Gobierno, cargo al que renunciaría dos años antes de concluir el sexenio. Pero ¿cómo y por qué lo ‘enfriaron’?
 
Dicen los que saben que hubo intrigas palaciegas para que se diera el alejamiento con Núñez, y luego con Andrés.
 
Todo esto ocurre cuando Ojeda había trazado su ruta al lado de Andrés y había renunciado a 14 años de militancia al PRD, por considerar que la alianza entre ese partido y el PAN no tenía más propósito que cerrarle el paso a AMLO rumbo a la presidencia, lo que consideró una tradición a la izquierda.
 
En fin, nadie se traga el cuento de una ‘muerte inducida’ para cuidar a sus nietos, lo que en términos prácticos sería un ‘suicidio político’.
 
¿Usted qué cree? De Nicolás Mollinedo (Nico), el famoso chofer del Tsuru blanco y sueldo de funcionario en los tiempos en que López Obrador era Jefe de Gobierno, se ha documentado que su ‘muerte política’ se da como consecuencia de su alta traición. Dicen que fue parte del ‘compló’ para quitarlo de en medio.
 
Se alió con la ‘mafia del poder’, así de grave. Verdad o mentira, pero el tal Nico fue corrido y éste, ni tardo ni perezoso se refugió con los enemigos del ahora Presidente.
 
Y de José Eduardo Beltrán, otro cercanísimo a AMLO (compañero de lucha) se dice que es un ‘muerto fresco’ y de hecho aún ‘se le mueve la patita’.
 
Es decir, que después de 100 días de Gobierno, aún tiene chance de ‘revivir ‘ o ‘ resucitar’, como Lázaro. En conclusión, se trata de ‘muertos políticos’ cuyas almas siguen en el purgatorio y que hoy, solo el Señor puede ‘volverlos a la vida’.
 
ÁNIMAS...
Pedro Jiménez León está en desgracia política. Le apostó a Gerardo Gaudiano y ‘ganó’ ni reintegró. Luego se amarró con Martha Erika Alonso de Moreno Valle, y se le ‘murió’.
 
Se integraría al gabinete panista. Por lo demás, ha perdido las esperanzas de suceder a Dante Delgado en la presidencia de MC. Los candidatos son la diputada federal Martha Tagle, ex senadora, y Clemente Castañeda, vicecoordinador de la bancada de los Senadores.
 
NOS LEEREMOS EN OTRO PURGATORIO, SI DIOS QUIERE.
 


Columnas anteriores

visitas