Altavoz

Péguele a Dos Bocas


Fabiola Xicoténcatl

Lecturas: 1539

PARECE QUE EL TIEMPO SE CONGELÓ EN VILLAHERMOSA. MISMAS CALLES Y ALCANTARILLAS DESTROZADAS..
 
La refinería de Dos Bocas se ha convertido en el blanco perfecto para golpear a Andrés Manuel López Obrador, a Rocío Nahle y a Octavio Romero Oropeza. Los mismos grupos que por años trataron de frenar la carrera presidencial del tabasqueño, traen en su agenda una andanada de ataques sistemáticos con la consigna de que “la mentira no mancha pero por lo menos tizna”.
 
Desde el mismo día del anuncio de la construcción de la refinería de Dos Bocas y del Tren Maya, empezó una feroz campaña contra López Obrador.
 
Todo lo que sea apoyo a Tabasco y al abandonado sureste de México que tanto ha aportado a la Nación en petróleo, agua y turismo, le duele a la mafia del poder. ¿Lo duda usted?
 
Échese un clavado a las redes sociales de Lo zano, Fox y Calderón. Aunque usted no lo crea, muchos de los golpes salen de Tabasco. 
 
VILLABACHE
 
Parece que el tiempo se congeló en Villahermosa. Mismas calles destrozadas; mismas rejillas despedazadas y alcantarillas destrozadas y sin tapa; mismos semáforos desvencijados y carcomidos por el herrumbre y el tiempo, y lo más triste y repugnante, los mismos baches que en algunos casos se han convertido en enormes cráteres.
 
La pesadilla asalta en medio del sueño: parece que van a aparecer los mismos tres ex presidentes municipales que se fueron cargaditos con el oro y el moro. Sólo eso nos falta en nuestra querida capital. Otro grupo, los groseros y abusivos taxistas, combieros y transbuseros, son los dueños del resto de la ciudad.
 
La gente sigue siendo la misma de siempre: maleducada, arrojando basura a la calle. Un poco de culpa por la falta de contenedores donde tirar los desperdicios. Las colonias parecen zonas de guerra. Todo lo que mires a su alrededor, ¡o está destruido o perece en el infame abandono, en medio del montazal y la basura! Por eso la gente ha incubado ese rencor y odio por años y años. Su conducta y comportamiento antisocial es una especie de venganza por el antiquísimo desprecio.
 
Pero si Villahermosa está así, imaginen cómo andan los municipios. Da tristeza la pereza con la que iniciaron su mandato los alcaldes y la forma en que siguen comportándose.
 
La decepción cunde, el desencanto priva. Algo hay que hacer a la voz de ya.


Columnas anteriores

visitas