EL TABASQUEÑO

El día que llegó el miedo a Tabasco


Héctor Tapia

Lecturas: 9155

• 12 años de violencia; la guerra de Calderón enfermó al estado 

• Adán no debe atenerse ni al Ejército, ni a la Guardia Nacional.

 



Ocurrió de madrugada, como suelen suceder las desgracias, o a como acostumbran aparecer algunas enfermedades largamente encubadas hasta su brote. Pasó en un bar, vulgarmente llamado 'La Palotada'; a la dirección de la policía reportaron un borracho escandaloso, como muchos otros; para eso estaban hechos los municipales, para sacar borrachos impertinentes de las cantinas.

Corría el 16 de julio de 2006, apenas 14 días antes habían culminado las elecciones presidenciales tras un proceso electoral que puso de cabeza al país, al darle el triunfo a Felipe Calderón por encima del tabasqueño Andrés Manuel López Obrador por apenas 0.58 por ciento de los votos. Gobernaba Fox y gobernaba el Cartel del Golfo con su brazo armado Los Zetas.

Ya era domingo cuando la mesa de guardia en Cunduacán empezó a oír las detonaciones. Venían por él, por aquel borrachito escandaloso que había decidido ir al pueblo a divertirse sin escoltas para no llamar mucho la atención, pero le había ganado lo mala copa y ahora estaba ahí encerrado atrás del palacio municipal en una crujía.

Yo vi el video por la mañana en la redacción, grabado por los propios municipales atrincherados en la azotea del edificio, agazapados. Se escuchaban largas detonaciones de metralla, luego, segundos de silencio, y de pronto el 'booom' de las bazucas y granadas. Venían por Mateo, el 'comandante Mateo' o también conocido en 'la compañía' como el Z16, líder de las plazas de Veracruz y Tabasco.

El ex gobernador Manuel Andrade me contó años después, que esa madrugada cuando lo despertaron para enterarlo de lo que ocurría lo primero que hizo fue llamar al Ejército para pedir apoyo. Nadie le respondió. Ni un sólo militar se movió de los destacamentos de la 30 zona ni del 57 batallón.

Tampoco los federales contestaron. Los dejaron solos, y como en las malas películas de acción, llegaron hasta el final, a 'blindar' la cabecera municipal para trasladar a Mateo. La operación de rescate había fracasado por un candado que nunca pudieron 'volar'. El saldo: dos muertos y nueve heridos.

Mientras el fantasma del fraude electoral sacudía al País y se paralizaba el corazón de la CDMX, reclamando por los resultados, el narcotráfico se apoderaba del territorio. Tabasco dejaba de ser una simple ruta de paso para la droga y las bandas establecían aquí sus células o estacas, a como le llamaban ellos, que no son otra cosa que sucursales de la delincuencia. El tiempo de incubación había terminado, la enfermedad estaba ahí y uno de sus principales síntomas era el miedo.

Meses después Calderón se colocaría aquella casaca militar y el quepí de general con el que anunciaría la guerra contra el crimen organizado. El panista se había cansado de intentar ganarse el corazón de la gente tras el fraude, y en sustitución decidía atacarles el corazón usando el miedo, y vaya que lo logró. En la época más álgida de su lucha, entre 2007 y 2010, el terror del narcotráfico dejó una sangrienta huella: asesinatos, desapariciones, decapitados, calcinados, masacres…

Atrás había quedado aquél Tabasco que el gobierno propagandísticamente una vez se atrevió a llamar "el mejor lugar para vivir".

Si no te aman, que te teman. El miedo había llegado.

• • •


Abres el periódico, lo hojeas y te detienes en la página 7, miras el titular: 'Villahermosa entre las más inseguras de todo el país', bajas a los números: 92.5 por ciento de la gente se sintió insegura en el último trimestre del 2018, según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana que realiza el INEGI cada tres meses.

Recuerdas que han pasado dos sexenios y que los asesinatos ligados al narcotráfico o al huachicol se siguen dando a cualquier hora del día y en plena zona urbana, incluso con el actual gobierno se han elevado. Apenas el miércoles por la noche alguien te dijo: "Acaban de matar a otro allá por Gaviotas Sur", buscas la información en tu celular y ahí está: Uno de esos grupos armados rafagueó la casa donde velaban a dos muchachos recién ejecutados y ahora terminaron matando a un bebé.

"¿A dónde irá a parar esto?", te preguntas. Ya han pasado 12 años y ahí están los muertos: unos tirados en parajes lejanos, otros tiroteados en plena ciudad, otros frente a los ojos de sus hijas, otros en una moto, otros, otros, otros, otros… demasiados otros.

Tabasco sigue sufriendo generalizadamente violencia homicida, asaltos, robos, secuestros, extorsiones, violaciones y otros crímenes abominables, si bien no en los niveles de 2007 y 2009, tampoco está en su mejor momento.

Miras los números, los repasas letra por letra: c-u-a-t-r-o m-i-l d-o-s-c-i-e-n-t-o-s o-c-h-e-n-t-a d-e-l-i-t-o-s t-o-t-a-le-s en el primer mes de este gobierno, los comparas con el arranque de Núñez: 5 mil 108, ah caray ¡también están altos! ¿Y cómo abrió el 'Chelo' Granier en su primer mes? 5 mil 213 delitos, algo no está bien ¡todos están altos!

Tratas de entender qué pasa, y para tener una idea de dónde está parado Tabasco en cuanto a violencia revisas el pasado reciente: En 2005 el estado registró 7,527 delitos totales en todo el año, al siguiente (2006) los mismo se elevaron a 26,597 ¡253% más de un año a otro! -Aaah, recuerdas, es cuando llegó el miedo, cuando detuvieron a Mateo, cuando estaba por empezar la guerra de Calderón.

Sigues hojeando y hallas que el peor registro histórico lo tuvo Granier en 2009, cuando los números se elevaron hasta 68,417 fechorías cometidas en un sólo año. En aquel tiempo mataban hasta a los policías en los cruceros. Hoy, el último apunte es de 2018 y marca 45,052 delitos, aparentemente van a la baja, pero ya han sido descalificados por las nuevas autoridades que acusan ocultamiento de información.

Otras fechorías de alto impacto, relacionadas con la delincuencia organizada, que también aumentaron en forma drástica son el robo de autos y el de negocios. Cuando Granier arrancó su sexenio en enero de 2007 se robaban 79 autos, cuando inició Núñez pasó a 111 y hoy en el primer mes de gobierno de Adán le han heredado ese delito en 257 autos robados.

El atraco a negocios tampoco cede, si comparamos enero de 2018 contra 2019 encontramos un incremento de 319 por ciento, pues creció de 77 con Núñez a 323 con Adán.

Sacas un recorte con una nota del cajón: Ahora ha salido a decir la Fiscalía que los números de Núñez no son buenos, que los maquillaron, que en enero escondieron 411 delitos. Vaya confusión, y como los delitos no hablan para defender sus derechos, hay que creerles a las autoridades aunque maquillen las cifras a su favor, y sino les crees ve a contarlos tu a las calles.

• • •

El medio día del miércoles 7 de febrero de 2018, junto al cuerpo acribillado a balazos de Sebastián Torres Ulín, alias 'El Ulín', fue hallado un teléfono celular marca Samsumg GSM SM-G610M Galaxy J7 Prime, con el IMEI: 353463089636479, en su interior, de acuerdo a un reporte de inteligencia, fueron identificadas varias llamadas y mensajes relacionados con jefes de la Policía Federal de Gendarmería asignada a Tabasco para apoyo contra la inseguridad.

Para tener una idea de lo peligroso del delincuente, desde 2010 y hasta 2018 'El Ulín' controló una célula dedicada al robo de combustible, narcotráfico, secuestro, homicidio y extorsión. A él se le atribuyen varias masacres, como la ocurrida el 31 de diciembre de 2017 en la cual mandó a asesinar ocho personas en la colonia Petrolera de Paraíso.

Uno de los mensajes hallados en el teléfono de 'El Ulín' provenía del número: 9932436215, presuntamente asignado a Adrián Valdés Guerrero, Jefe de la División de la Gendarmería de la Policía Federal asignada en Tabasco y registrado con el nombre de contacto 'jer adrian v des' y que textualmente se lee en la fotografía de la pantalla del celular:

9:05 AM.- jer adrian v des: "Comando ya pueden andar los muchachos en el camino x [por] que los tengo enserado [encerrados] y no tengo las tiendas abiertas digame (sic) ya no hay pedo".

10:07 AM.- El Ulín: "Afirma Te marco más tarde Para decirte quien ds [es] el dedo".

 

En el celular además fueron encontrados números registrados bajo el nombre 'Jendamerin': 55635777 442; y 'Jendamerin 2': 9932592507. En el teléfono también fueron hallados los contactos del entonces director de la policía de Paraíso Fidencio Márquez Ovando, así como contactos de Tránsito del mismo municipio.

El 17 mayo de 2018, Liliana Díaz Figueroa, entonces delegada de la Secretaría de Gobernación confirmaba la salida del destacamento de la Gendarmería de la plaza, tras tres años de presencia en el estado, tres años en los que por supuesto la delincuencia no bajó.

¿Por qué salió la Gendarmería del estado abruptamente? Porque cuando el gobernador Arturo Núñez conoció el reporte de inteligencia que comprobaba que los federales habían venido a proteger a la delincuencia y no a combatirla, inmediatamente levantó el teléfono y llamó a Renato Sales para pedirle: "¡Llévatelos de aquí!".

Finalmente y cómo epílogo quiero anotar que de manera personal pienso que ni Ejército, ni Gendarmería, ni Policía Federal, ni Guardia Nacional vendrán a resolver los problemas de inseguridad que tiene Tabasco. Si nuestras autoridades no desarrollan una estrategia efectiva y con los recursos financieros suficientes, seguiremos descansando el problema en otras instituciones pensando que ellas ayudarán a solucionarlo.

Y nos puede volver pasar como a Andrade, que una madrugada llamemos a los federales y nadie conteste.

 

UN ADAGIO: “El miedo siempre está dispuesto a ver las cosas peor de lo que son”. / TITO LIVIO



Columnas anteriores

visitas