INVITADO

PRI: Todo se lo debo a mi manager


Mouris Salloum George

Lecturas: 1095

El campechano Rafael El Chel Rodríguez Barrera, después de ser legislador y gobernador de su estado, fue secretario de la Reforma Agraria, secretario general y presidente del PRI, y embajador de México en Israel. Rodríguez Barrera fue un políticopolítico tricolor. En un período intermedio en que ocupó un encargo subalterno en el CEN del PRI, en Insurgente Norte se le asignó un cubículo de 2x2 metros cuadrados.

Ahí lo visitó un paisano de Campeche que había seguido su trayectoria, cuyo puesto cumbre fue la titularidad de la SRA. Sorprendido al verlo en su cajón apenas suficiente para una cabina telefónica, Rodríguez Barrera atajó su desconcierto.

Compañero (era el uso que se daba entre priistas), no se fije en el espacio. Esto es asunto de plusvalía. Como no se le conocía fortuna escandalosa, suponemos que por "plusvalía" se refería a la permanencia en la política: El que a la iglesia sirve, de la iglesia vive.

De 20 millones de votos, apenas menos de la mitad, Jorge de la Vega Domínguez fue el primer economista en ocupar la dirigencia nacional tricolor. Prometió al candidato presidencial Carlos Salinas de Gortari, 20 millones de votos. En 1988, la Comisión Federal Electoral le reconoció al economista candidato, menos de la mitad de los sufragios ofrecidos por el chiapaneco.


Seis años antes, 1982, liderando el PRI los abogados egresados de la UNAM, Pedro Ojeda Paullada y Manuel Bartlett Díaz (9.6 de calificación promedio, en escala de diez, en su carrera profesional), el partido le dio al abogado formado en la UNAM, Miguel de la Madrid, 16 millones 748 mil votos. En 1988 empezó el declive electoral del PRI. Después de De la Vega Domínguez -hasta 2018 con Enrique Ochoa Reza-, por la dirección nacional del PRI han pasado los tecnócratas María de los Ángeles Moreno, Ignacio Pichardo Pagaza, Humberto Roque Villanueva, Dulce María Sauri Riancho y Manlio Fabio Beltrones Rivera. Cuatro economistas entre ellos. Cinco con Ochoa Reza. 2000 y 2018: Dos economistas al basurero de la historia.



Columnas anteriores

visitas