TELÉFONO ROJO

Yeidckol Polevnsky, dirigente incómoda


José Ureña

Lecturas: 471

Hay una rebelión en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Andrés Manuel López Obrador lo ha registrado y ha decidido actuar porque lo considera grave, pues puede ocasionarle problemas en doble vía: a su gobierno y a su partido.

Justo por ello se ha expresado en varias vías.

Ayer dimos cuenta de cómo fue a Puebla y se declaró un mandatario sin partido –dato ratificado en Palacio Nacional en su evaluación de 100 días-, lo cual inhabilita a su partido (Morena) y a sus candidatos a usar su nombre y sus fotografías.

Y un candidato sin su imagen, lo sabemos, es un político solitario, sin paternidad protectora, sin acompañante de viaje y por supuesto, sin la bendición superior.

El mensaje, narramos ayer, estaba dirigido a Miguel Barbosa en beneficio del senador Alejandro Armenta.

El de Macuspana se desmarcó de Morena porque sus dirigentes –los señalamientos apuntan a su presidenta Yeidckol Polevnsky- han sido acusados de vender candidaturas.

Y sí, hay pruebas.

De esa manera López Obrador limpia su imagen. Pero también deja en el desamparo a quienes van a elecciones –no importa si a regidores, alcaldes, diputados locales o gobernadores- porque deberán sujetarse a su propio capital político.

TODAS LAS CANDIDATURAS POR DEDAZO

Dato adicional fue el oficio de la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal (CJEF).

En él se pide a la autoridad electoral de Puebla no permitir el uso de la imagen presidencial –obvio: a candidatos de Morena- en las elecciones extraordinarias de junio próximo.

Copia del oficio del consejero adjunto Raúl Mauricio Segovia Barrios dirigido al presidente del presidente del Instituto Electoral de Puebla, Jacinto Herrera Serrallonga, fue enviado a Miguel Barbosa.

¿Qué se le pide? Abstenerse de usar imágenes de Andrés Manuel López Obrador en su campaña.

Lo no adelantado ayer es lo siguiente:

En Presidencia se reúnen pruebas sobre cómo Yeidckol Polevsnky comercia con candidaturas, dirigencias estatales, distritales y municipales de Morena, amén de candidaturas.

Y algo más: Quejas de militantes de muchos lugares donde habrá elecciones porque, según los denunciantes a causa de esas ventas, ni siquiera se permitió inscribir a muchos aspirantes a candidaturas.

Y como la información está acompañada de encuestas, biografías, datos curriculares y otros datos, se puede documentar cómo se deja de lado a militancia meritoria.

Por eso, donde mora ya saben quién, se empieza identificar a Yeidckol Polevnsky como una dirigente incómoda.



Columnas anteriores

visitas