CURUL 36

México, cien días después


Leobardo Pérez Marín

Lecturas: 1087

Han transcurrido cien días del gobierno de Andrés Manuel López Obrador; cien días de que por primera vez un tabasqueño que no pertenecía a las cúpulas del poder asumió la presidencia de la República; más de tres meses que el PRI y Enrique Peña Nieto dejaron Los Pinos y pasaron a ser oposición. No vamos a hablar de las cifras, ni de la macroeconomía, eso que lo hagan los expertos, los que sí saben, los que estudiaron para interpretar los números. Aquí hablemos de lo que ha cambiado en este país en menos de un año.

¿Qué cambió?, pues resulta que mucho, porque ahora nos enteramos que había un funcionario federal que ganaba 800 mil pesos al mes; que los mexicanos éramos dueños de una flotilla de autos de lujo con valores en dólares, que rebasa lo que un estado invierte en alumbrado público o agua potable; ahora nos damos cuenta que un viaje presidencial en los tiempos del tricolor costaba más de 245 mil 725 pesos y que 15 vuelos presidenciales en tiempos de Morena costaron 178 mil pesos. Ahora sabemos -que era un secreto a voces- que funcionarios de Pemex decidían cuántos miles de barriles de hidrocarburo le daban al crimen organizado.

Hoy sabemos cuánto se gastaban en casas de gobierno, en rentas de oficinas, coches, aviones y en comidas, pese a todo esto, hay quienes siguen preguntando ¿Cuándo llegará la cuarta transformación?, y lo peor es que hay tabasqueños que, pese a que se ha podido ir poniendo orden en algunas áreas, que se están generando los primeros cientos de empleos y que hay proyectos en puerta, aún sigan añorando los tiempos del PRI y PAN, donde todo lo resolvían con anuncios mediáticos que nunca se concretaron y si no, que nos digan porque Tabasco no tiene una tarifa eléctrica no preferencial, sino justa; que nos digan dónde están los distribuidores viales prometidos y firmados ante notario público. En fin, a reserva de que los grandes analistas nos digan porqué no están de acuerdo con el nuevo gobierno y con datos duros nos hablen de la llamada macroeconomía, este país sí ha cambiado.

México no es el mismo cien días después, claro que sí; hoy ya no hay privilegios para nadie y menos para la clase gobernante que tanto se enriqueció a costilla de los mexicanos.



Columnas anteriores

visitas