Purgatorio

La chica


Juan Manuel Juárez

Lecturas: 2228

La 4T no se ve ni se siente en Teapa. Sus habitantes están sufriendo terriblemente la curva de aprendizaje de Tey Mollinedo, que dicho sea de paso, está muy lejos de cerrar los 360 grados; pero eso sí, mantiene "aceitaditos" a sus 'protectores'.

Políticanente, a Tey, conocida como la "Chica Fifí" por sus costosos gustos alejados de la austeridad republicana -Tiffany, Prada, Dolce & Gabana, Gucci, Armani, Chanel, Louis Vuitton- le falta ejercitar los músculos izquierdo y derecho, pues de acuerdo a versiones de morenistas teapanecos, ha pateado a fundadores y cuadros valiosos de la izquierda lopezobradorista, arguyendo razones miles, como aquella que desliza que "no tiene compromiso con nadie" o que -válgame usted- "ganó sola" (?). Conocido su enfrentamiento con políticos locales, trasciende el "saca-aceite" que trae contra Alma Espadas, actual diputada por el Distrito XXI y las maniobras tras bambalinas que orquesta contra Emilio Contreras, bateador de lujo del gobernador Adán Augusto.

Esto tiene una explicación: a la diputada Espadas le ve futuro político y representa una adversaria para sus pretensiones y a "Emilio" a pesar de sus convites, besos y abrazos en público, no lo considera de fiar.

Lamentablemente, mientras esto sucede, las comunidades siguen esperando el arranque de la 4T en Teapa. Por cierto ¿qué grado de complicidad mantiene con el ex edil Jorge Armando Cano? Ya le platico. Por lo pronto, el trienio arrancó entre banderazos, tropiezos y gustazos.

ATANDO CABOS...

La estrategia de ir a 'la montaña' (visita domiciliaria' a los partidos), tuvo más de una interpretación. Dicen que Marcos Rosendo Filigrana pudo ser el autor de la idea y el Gobernador se la compró por sensible. Sin duda una jugada de muy buenas hechuras, no sólo por la señal de apertura, sino por la capacidad de negociación de los morenistas, pero la presencia de Pepín López Obrador (flamante subsecretario) fue una señal muy importante para los que gustan de leer códigos polacos, pues sin hablar nada dijo mucho...



Columnas anteriores

visitas