EL TABASQUEÑO

El chayote y la 4T


Héctor Tapia

Lecturas: 7642

• La ingrata historia de Carlos Denegri y el nacimiento del embute
• El periodismo en tiempos de cólera política

 

Al legendario Carlos Denegri podría considerársele como el trágico ícono histórico de un estilo de periodismo que nació en los años 60's y que desde entonces ha estado basado en una no muy clara relación entre el periodista y el poder.

Denegri llegó a ser llamado el 'mejor reportero de México' y es señalado como uno de los creadores de la 'columna política' en el país, misma que él publicó durante muchos años en la primera plana de Excélsior y que usó para doblegar y chantajear lo mismo a secretarios de Estado que a gobernadores, con lo cual se hizo más poderoso.

Ese estilo de hacer periodismo prevalece hasta nuestros días, quizá con mucho menor fuerza por la crisis que enfrenta la industria de los medios de comunicación, pero aún así se podrían contar en miles las columnas políticas que se escriben en México, muchas de ellas sin otra función que 'golpear' o adular a los políticos en turno a cambio de favores o dinero.

A mi parecer la llegada de Andrés Manuel a la Presidencia y de Adán Augusto a la gubernatura de Tabasco con la promesa de una cuarta transformación, es la oportunidad para replantear la relación del Estado con los medios y los periodistas, una relación que impida que el Estado alimente y use a personajes como Denegris para la tenebra y el golpeteo político.

Una relación de transparencia, que cierre la llave a la prensa paraestatal, esa a la que durante años los gobiernos le han inyectado recursos para darle vida artificial sin que representen nada ni a nadie. Sin lectores, ni anunciantes, con ejemplares regalados en las calles y que únicamente se publica con fines políticos que ya no son redituables.

Hoy todo mundo quiere ser 'periodista' en Tabasco. ¿Cómo es posible que en un estado donde según estudios del INEGI sólo el 3 por ciento de la población lee existan ¡10 periódicos diarios! e infinidad de revistas? Los gobiernos, sobretodo priistas, alentaron tanto la creación de diarios oficialistas (con muchos de ellos hicieron negocios) que hoy hay hasta grupos de ganaderos metidos a periodistas.

La libre expresión ejercida en los medios (impresos, en radio o televisión) no debe ser vista como un ideal, sino como una estrategia de negocios en busca de credibilidad y de lectores. Toda prensa comercial seria que vive de sus lectores y anunciantes está obligada a ejercer la libertad de manera profesional, de no hacerlo se muere ¿y de qué sirve una prensa zoombie alimentada por el gobierno? ¿De qué le sirve una prensa así al gobierno? 

• • •

Este fin de semana he hablado con un periodista argentino sobre la experiencia que ha tenido su país durante los gobiernos de izquierda. "¿De qué viven los medios en Argentina?", le he preguntado ingenuamente. "¿Cómo sobreviven los periódicos sino hay dinero del gobierno?", le insistí tratando de entender qué vendrá para los medios en México ahora que tenemos un gobierno populista de izquierda.

Su respuesta no ha sido muy alentadora: "Podemos ir trazando algunas coordenadas posibles de lo que puede suceder en México si nos guiamos por lo que hicieron Morales (Bolivia), Chávez (Venezuela), Cristina (Argentina), Lula (Brasil) y Correa (Ecuador), y te puedo decir que fue una relación de confrontación total y directa con todos los medios que no son adictos a ellos. Así de simple. Incluso con extorsiones y persecución pública".

En la experiencia sudamericana, mi amigo asegura que: "Si sos adictos a ellos, renuncias a hacer periodismo y sólo haces el diario que ellos quieren. No hay medias tintas, y si haces el diario que ellos quieren tendrás fondos del estado, es decir de los contribuyentes, y también fondos de muy dudosa procedencia".

"Y mientras sea un medio adicto al poder de turno tendrá fondos, pero hay un detalle, salvo que el gobernante se eternice en el poder, un Presidente dura un periodo de tiempo, un medio debería durar toda la vida. Así que me imagino que se pueden llegar a asomar a un escenario de medios adictos y medios críticos que no tendrán dinero público y tal vez, no lo se, sí dinero privado", conluyó.

Ayer el diario Reforma ha denunciado represión del gobierno de Andrés Manuel al ser obligados sus dueños a acudir al SAT. Me ha parecido una reacción desproporcionada por parte del medio, pero también AMLO lo ha sido en sus señalamientos a Reforma: Prensa fifí, conservadores, salinistas.

AMLO, si es inteligente, sabe perfectamente que él puede gobernar sin ningún medio adicto y con todos los medios críticos en su contra ya que la crisis de la industria hace evidente que los medios ya no son imprescindibles para sostener a un gobierno o para hacer llegar su mensaje.

Correa, Chávez y Cristina Kirchner han sido las caras más radicales en la confrontación contra los medios críticos, ¿habrá prensa adicta a AMLO, será un sexenio de confrontación constante contra la prensa como lo marcan las coordenadas?

 

UN ADAGIO: “El gobierno se ponía al servicio del diario (Excélsior) para que fluyera en sus páginas la información privilegiada, pero se cobraba a sus anchas”. JULIO SCHERER EN SU LIBRO LA TERCA MEMORIA



Columnas anteriores

visitas