¡AH, CARAY!

Ni pa' la jueria


Ezequiel Luna Arias

Lecturas: 1226

Con toda la enjundia del frente frío, llegó la conmemoración del Día Internacional de la Mujer.

En 1975, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) reconoció lo que en ese tiempo le llamaron la liberación femenina, aunque desde antes, las damas poco a poco habían ido ganando espacios.

Por el rumbo del Pochitocal, donde nomás los chicharrones del Movimiento Regeneración Nacional (Morena) truenan, hubo ruido, pero pocas nueces.

Las valerosas se pararon temprano a chambear y a luchar por la vida: Alistando y llevando a sus hijos a la escuela, a la fábrica, a la oficina, al mercado, a vender en la calle, a lavar ajeno, a dar clases, a laborar en casas, al comercio, a barrer la calle, a estacionar carros, a estudiar, al Congreso; en fin, a seguir dando muestras de que sin ellas, nomás no caminamos. Un abrazo enorme a todas las mujeres del mundo; que Dios las bendiga siempre.

Cómo andarán las cosas en la Unión Ganadera Regional de Pozolandia, que ni siquiera la pelaron pa' integrar el Comité de Jueria; dice Tincho de la Cruz que por primera vez en 80 años le hacen el feo; sólo muuuu le dijo Wabi, el presidente del Comité, pues ahora se las entenderán directamente con los criadores, ni soca de intermediarios; mal, y de malas, la otrora poderosa ganadera; cruel reflejo de lo que la transa y el abandono se llevó; los resultados de que cuando un negocio es de todos, no es de nadie, fueron un desastre. A'i pa' la otra, si la cuarta lo permite…

A ciento cincuenta días de haber llegado a la silla de la tres veces Heroica Cárdenas, Armando Beltrán, más conocido en el mundo de la polaca como la Pelota Beltrán, comienza a practicar el ajedrez, moviendo sus piezas.

El que no funcionó aquí, lo puso allá; la que dio el ancho en esto, la pasó para aquello y así sucesivamente.

La raza comeoreja hace changuitos pa' que los cacareados enroques den resultados, porque si no, ya estuvo que nos cargó Cleofas.



Columnas anteriores

visitas