POLÍTICA DE HOY

Disculpas por muertos


Samuel Cantón Zetina

¿Una disculpa puede hacer olvidar el dolor de los muertos y vivos? ¿Dos palabras: "Usted perdone", a cambio de la existencia arrebatada?

Los jóvenes de Tierra Blanca, como los de Ayotzinapa, nunca supieron por qué.

¿Qué son 4, o 43 más, en un país de cifras de homicidios demenciales? No hay disculpa, ni pronunciada por Jesucristo, que reponga la vida a los que les fue vilmente cegada.

En el Museo de la Memoria y la Tolerancia, el gobernador veracruzano Cuitláhuac García pidió perdón a los familiares de los 5 jóvenes que en 2016 fueron entregados por policías a criminales para ser ejecutados, quemados y tirados (sus restos) al río.

Iba Susana, de apenas 16 años. Una frase: "Usted perdone", por los uniformados que entregaron al grupo. Para consolar a los padres por el sufrimiento de los hijos torturados. Para solidarizarse con ellos, porque además de que no ha habido justicia -no hay procesados-, los muchachos fueron criminalizados ¡por el propio Estado! publicitándolos como pertenecientes a un cártel.

¿Una disculpa pública "limpia" nombres y honras? En México, se puede ser -al mismo tiempo- asesinado y asesino de sí mismo.

Tres años dos meses después, hay 21 detenidos: 8 policías y 13 civiles. Los 21, sin embargo, podrían ser pronto absueltos del delito de delincuencia organizada. En enero del 2016, el gobernador era Javier Duarte, preso por ladrón. Su jefe de policía: Arturo Bermúdez, estuvo encarcelado por varios cargos, entre ellos desaparición forzada. Un juez lo liberó en diciembre, quizás pidiéndole perdón. Aquí, en la órbita del Día Internacional de la Mujer, Fabiola Xicoténcatl hizo un recuento crudo, sangriento, descriptivo, de 7 años de feminicidios -¿alguien pidió disculpas por ineptitud?-, que más que un meritorio trabajo periodístico fue un grito de auxilio para que "se haga algo", y evite más muertes.

Y DE MAÑANA…

CON PEÑA Nieto, y el mismo nombre, logotipo y corruptos, el PRI cumplió 90 años ¡y va!…



Columnas anteriores