LOS DARDOS DE BRACHO

Y usted, ¿qué piensa?


Carlos Bracho

Lecturas: 718

Sí, le pregunto a usted lectora insumisa, ¿qué piensa?, por que son tantas las noticias sobre infinidad de temas que a diario se generan en este globo terráqueo, que la tarea consiste, por algunos momentos, en dilucidar cuál de ellas es la correcta, cuáles de esas notas las podemos aceptar como válidas o como ciertas y merecedoras de toda nuestra confianza intelectual.

Sí, señora, la vida hay que vivirla a pleno, no hay que amilanarse ante las devastadoras noticias que nos dicen que hay hombres descuartizados, que el narco es el dueño y amo de muchas zonas citadinas, que los criminales hacen y deshacen, que los secuestros están a la orden del día, que los robos a las casas habitación son cosa común y corriente, que el robo de gasolina es parte del folclore mexica.

Ah, porque se los digo con todo gusto. Ustedes la verán como una anécdota, pero sí, guárdenla en el saco de su memoria, creo que vale la pena: El gran director que fue Julio Bracho, estando él y yo trabajando sobre un guión de una película que realizaríamos –hablo de muchos años atrás-, tiempos en que yo, con mi juventud luchona encima, con mi actitud ante las injusticias y los fraudes electorales y la impunidad reinante, yo, digo, protestaba con toda la furia que me inundaba y por ello, siempre me "envolvía" en la bandera y me lanzaba al vacío social, como de verdad lo hicieron los Niños Héroes". Julio me dijo con su voz de maestro:

-"Cálmate, Carlitos, cálmate, mira, para que lo sepas, México es un país de rateros". Escuché aquello y me fui de bruces, caí cuan largo soy. Yo traté de protestar y de decirle algo, de llevar la contra, pero Julio me atajó rápido, y agregó: -"Conforme pase el tiempo lo vas a notar". ¡Caracoles! ¡Zácatelas!

Pero, para qué les digo, ustedes lo saben mejor que yo, de verdad, sí, hoy, señoras y señores, hoy, ha pasado el tiempo señalado por Julio, y su "México es un país de rateros" que me había dejado helado, hoy, qué horrible cosa, he comprobado que existe.

Más escandalosos ¡Zas! Otro ¡Ándale! Muchos ¡Rayos! Y un montonón de ¡Centellas!

Verdad que tengo razón en haberle preguntado: ¿Qué piensa usted?



visitas