Vientos Esotéricos

La Sirena que vino del mar


Gaby del Valle

Lecturas: 556

Elisa se sentó al borde de la piedra, mirando al mar. Estaba llorando. Traía algunos rasguños en los brazos que su madre le había hecho, cuando la regañaba… y la marca de una fuerte bofetada. Entre enojada y triste, se limpiaba las lágrimas, cuando notó que una chica hermosa de cabello largo y dorado, estaba junto a ella. “¿Por qué lloras?”, le preguntó sonriente, y Elisa, en un arranque de confianza inusitada, le contó que su madre no quería que fuera a estudiar, porque todas las chicas del pueblo se quedaban en el pueblo ya que eran hijas de pescador, mujeres de pescador y madres de pescador, así que no podía romper con su historia y costumbres. “¿Y por qué no te vas a estudiar?”. La forma en que la chica pronunció las palabras, actuó como un bálsamo y decidió a Elisa, quien una semana después, ya se había ido y estaba realizando su sueño, que era estudiar.

 

Siete años después

Elisa estaba sentada en otra piedra, en otra playa, mirando a otro mar, con pensamientos encontrados de tristeza, enojo, decepción e incertidumbre. Durante dos horas había discutido con su esposo, quien se oponía a que trabajara y le había ordenado que se embarazara. Con un año de casados, la gente murmuraba y él no quería eso, así que debía hacer como todas las mujeres de la familia. Interrumpiendo sus pensamientos, alguien le tocó el hombro con suavidad y al levantar la vista, era la misma chica de siete años atrás, mirándola con una sonrisa. Elisa se sorprendió mucho de verla y escuchar su consejo: “¿Y por qué no trabajas?”, y otra vez como en aquel tiempo, supo que no tenía ningún impedimento para tomar sus propias decisiones, pero esta vez, antes de marcharse, le preguntó a la chica cómo se llamaba: “Sirena”, dijo la joven trenzando la larga cabellera, todavía húmeda y con arena del mar.

Elisa llegó y sin discutir y con gran firmeza, enfrentó a su esposo, por lo que a él no le quedó otra opción más que aceptar; y al mes, Elisa ya trabajaba justo donde ella deseaba.

Continuará.



Columnas anteriores

visitas