ANALISTA

Datos del mundo


MBA. Ramsés Pech

Lecturas: 788

Aclaro que no pertenezco o tengo afiliación alguna a partidos políticos; mis aportaciones son de estadística y análisis basado en mi experiencia de ingeniero en la industria de la energía, así como en economía para la planeación, diseño y operación (campo) en proyectos de esta índole

En México estamos inmersos en la discusión interna y es necesario sacar un poco la cabeza por la ventana del carro para tomar aire fresco y ver qué está pasando en el exterior:

La oferta mundial de petróleo crudo disminuyó debido a los recortes adicionales de la producción por parte de Arabia Saudita, más allá de lo acordado en el acuerdo de la OPEP + (La cruz son países que no son OEP pero apoyan). Un aumento en las interrupciones de suministro no planificadas en Libia y las sanciones de Estados Unidos a la compañía petrolera estatal de Venezuela, Petróleos de Venezuela, SA (PDVSA), también han afectado la producción de la OPEP. Los recortes en la producción en la OPEP y Canadá, junto con las sanciones estadounidenses sobre Irán y Venezuela, han reducido significativamente la disponibilidad de crudo medio pesado, elevando su precio en relación con el índice de referencia mundial.

Este fenómeno lo vemos en el precio de la mezcla mexicana del petróleo, está por arriba del WTI de EUA desde el mes de octubre.

El petróleo crudo de EUA pronostica que su producción se incrementará en alrededor de 340,000 mil barriles diarios en 2019, principalmente debido al aumento de la producción en el Golfo de México de los EUA, y en la Región de Permia de pozos no convencionales.

La producción brasileña incrementando en aproximadamente 365,000 barriles por día al cierre del 2018, su mayor incremento anual en al menos 20 años. Brasil produjo casi 2,7 millones de barriles por día de petróleo en diciembre, lo que hace que la producción de la nación latinoamericana se ajuste aproximadamente a los miembros de la OPEP, Kuwait e Irán.



Columnas anteriores

visitas