DOBLE FILO

Remilgado pero suertudo


Homero T. Calderón

Lecturas: 1776

Hay en el medio político una atmósfera de inconformidad. Todos esperábamos que con seis meses de preplanificación ésto caminaría como un relojito, pero no es así. En Tabasco no camina nada. No hay dinero.

Y sin dinero, nada de lo que usted proyecte funcionará. Por ejemplo la "Feria del Desarrollo", ¿qué logros se podrían presentar? Dentro de esta atmósfera asfixiante, ni siquiera los presidentes municipales y diputados locales quieren hacer su declaración patrimonial. Urge se ponga orden desde la Contraloría.

En este interregno, un sujeto ególatra y pagado de sí mismo, Enrique Soberanes Rivera, director del IEAT, está dando la nota roja en estos apenas dos meses de gobierno de Adán Augusto. El señor está encabronado con el gobernador porque éste no lo puso como secretario de Educación y lo mandó a un puesto de quinta fila. Obviamente, odia por ésto a Guillermo Narváez Osorio.

Para curar sus "sarnas psicológicas", lleva ya dos meses echándole la culpa de todas sus frustraciones a su antecesora en el cargo, Martha Osorio Broca. En el colmo de la idiotez, la acusa de haberse robado los "discos duros" de las computadoras. No entiende este individuo que el IEAT es una institución donde trabajan empleados serios y de base para que todo camine, sin necesidad que alguien pueda boicotear la información.

Obviamente, este nombramiento no fue el mejor que hizo el Gobernador. Y quienes más lo resentirán serán todos los analfabetos del estado que –óigame usted muy bien- son un "chingueretal"…

NOTABENE: El médico Fernando Mayans Canabal, director general del ISSET, busca hasta debajo de las piedras el dinero que muchas dependencias públicas dejaron de pagar al instituto. Desgraciadamente, éste fue abandonado y saqueado por la anterior directora, Teresa Cabrales. Durante su breve ejercicio de dos años al frente de él, esta mujer especuló con todos sus recursos materiales y humanos…PERO médico al fin, Mayans Canabal entiende que tiene que trabajar con los mínimos necesarios para que el instituto dé servicios de alta calidad.



Columnas anteriores

visitas