MANIFIESTO

Rescatar valores, única salida


José Chablé Ruiz

A la inseguridad pública no puede combatírsele únicamente con armas y balas. Se requiere algo más fuerte e inteligente: la contundencia de la enseñanza de valores que permita a niños y jóvenes alejarse de vicios y de una delincuencia que recluta y nutre sus gavillas de menores, que son presas fáciles de seducir con su pernicioso dinero.

Con los valores que pueden y deben enseñarse en el hogar,* en la escuela y en los templos religiosos *será posible restaurar el tejido de una sociedad* que está hoy indefensa y acosada por quienes se dedican a delinquir, y que utilizan como 'carne de cañón' para sus actividades ilícitas a menores de edad.

Las cifras de la incidencia delictiva en Tabasco hablan de cuán mal andamos:* un promedio de 60 mil delitos al año no podrán erradicarse sólo con dar más armas y patrullas a los policías, con hacer limpia de malos elementos y jefes en las corporaciones, ni llenando las cárceles de jóvenes que creyeron en ese "camino fácil" que les ofrecieron para hacerse de dinero.

"La inseguridad es multifactorial, pero quizá el principal de los factores que la genera es la falta de valores, la falta de referentes morales en nuestra sociedad", apuntó el fin de semana el gobernador *Adán Augusto López Hernández* al reunirse con líderes de la Iglesia Presbiteriana de Tabasco.

El mandatario propuso como un esfuerzo colectivo de sociedad y gobierno, con apoyo de iglesias de todas las religiones, el rescate de valores sociales y morales que, por descuido de todos, hemos perdido a lo largo de años, ¿desde que se dejó de impartir educación cívica en las escuelas, se desintegró la familia o a los jerarcas eclesiásticos interesó más cobrar el diezmo que la incomodidad de continuar la tarea evangelizadora de su Mesías?.

Rescatemos valores. Es un llamado muy a tiempo cuando niños y jóvenes no sólo son la esperanza de México sino la mayoría de su población.

Los queremos ver realizarse y triunfar. No creemos que su destino sea una celda o una tumba.



Columnas anteriores