DOBLE FILO

No hay dinero ni para tragar


Homero T. Calderón

Lecturas: 1663

Este su servidor es testigo que la naturaleza dotó a Tabasco de recursos acuíferos y petroleros a lo bestia. Pero los hemos dilapidado y destruido con total irresponsabilidad. En los últimos treinta años nos apendejamos. Hicimos muchas ferias "del desarrollo", pero nunca aprendimos ni a producir lo que nos tragamos. Hoy estamos en verdadera crisis.

En cada hogar tabasqueño se respira la angustia de no tener nada que comer al otro día. Solo para que usted calibre la situación pregúntese, ¿qué está comiendo ahorita la humilde familia de un ayudante de albañil, de un chofer repartidor, de un panadero o un mecánico? Estos pobres tienen hijos en la escuela. ¿Alguien piensa qué podrá llevar este infeliz para que sus chavos coman? Hay una depresión terrible en cada hogar tabasqueño. Ni pensar en un empleo formal. Por eso crece el ambulantaje. Todas las oportunidades que no les da el gobierno, ellos las toman a "chingadazos". Y después quítelo de donde está.

Ya solo falta que el gobernador Adán Augusto nos diga que ni en su casa hay para comer. Así de cabrona y gruesa está la situación. La economía de Tabasco está desfondada. Da terror salir a la calle a buscar el pan porque no sabe usted si va a terminar asaeteado y muerto en las puercas manos de un asaltante. Si hay necesidad en la mesa, afuera la inseguridad lo domina todo.

Un secretario del gabinete de Adán Augusto, confesó que ya está hasta la madre que a su oficina lleguen todos los días tabasqueños de todas las raleas a buscar trabajo para ellos o para sus hijos. Se están – nos estamos- muriendo de necesidad. Empieza a alarmarnos a todos esta falta de dinero circulante en la calle. El tabasqueño no quiere hacerse rico, solo quiere tener un trabajo y darle de comer a sus chamacos...

NOTABENE: El pasado miércoles 27, el maestro Diego Ánimas Delgado, líder nacional del SITEM, estuvo en la sede de Oaxaca, comandada por el profesor Humberto Alcalá Betanbzos, donde se eligieron delegados sindicales.



Columnas anteriores

visitas