Altavoz

Convalecen hospitales


Fabiola Xicoténcatl

Lecturas: 973

Todo mundo sabe que el sistema hospitalario se encontraba en fase de desahucio a finales del 2018. Las carencias eran mayúsculas. No había ni lo más elemental para atender a los enfermos, ni torundas, tela adhesiva, microporo, mucho menos ropa hospitalaria, daba pena ver a los pacientes acostados a rin pelado en las camas de los nosocomios.

En los sanitarios no había jabón, el agua era chocolatosa, los médicos por humanidad llegaban a decirle a los familiares de los pacientes, "llevéselo a su casa, aquí se va a infectar la herida". Un ejemplo de abandono era el Hospital Juan Graham, los últimos meses los que hacían el trabajo eran los estudiantes de medicina de todas las universidades.

De los cinco quirófanos en ese nosocomio, sólo estaban en funcionamiento dos; los pacientes de urgencias tenía que hacer fila para poder ser intervenidos, aunque tuvieran las tripas de fuera. Resulta hasta vergonzoso que los ex funcionarios del gobierno Nuñista a 58 días de la actual administración reclamen resultados, aunque cuando ellos ostentaron el poder por seis años no hicieron absolutamente nada por mejorar las condiciones, estaban mas preocupados en la grilla y en sus votos que en otra cosa. Resulta falto de vergüenza que ahora exijan resultados cuando ellos nunca estuvieron de lado de los ciudadanos.

Los hospitales de Tabasco están en estos momentos en convalecencia, recuperándose poco a poco, ya por lo pronto está trabajando el acelerador lineal del Hospital Juan Graham. El esfuerzo nunca será suficiente, la tarea debe ser constante.

PREDICA CON EL EJEMPLO

El Gobernador Adán Augusto López Hernández predica con el ejemplo, presentó e hizo pública su declaración patrimonial en la que revela que tiene 12 inmuebles, tres vehículos, joyas y cuentas bancarias y al mismo tiempo exhorta a los funcionarios a hacer lo mismo aunque se los deja prácticamente a su libre conciencia. ¿Se atreverán los funcionarios a divulgar la información patrimonial? Esa será una decisión personal. El sexenio pasado, todos los funcionarios pusieron candado a ese tema, tenían miedo, fue el argumento recurrente. Los que sí deberían cumplir con esta obligación y honrar la palabra del Presidente Andrés Manuel López Obrador son los alcaldes morenistas, ¿no cree usted?



Columnas anteriores

visitas