ENFOQUES

Mecanismos compensatorios


Héctor Dagdug Rangel

Lecturas: 806

En nuestra pasada colaboración, destacamos que la Suprema Corte de Justicia de la Nación declaró legal que los estados apliquen "impuestos verdes" a empresas que emitan contaminantes, constituyéndose una útil herramienta jurídica y política a favor del entorno natural, lo cual daría paso a planes, y atención al deterioro donde se registre, y promover el uso cada vez en mayor medida de fuentes de energía limpias. A ello podría sumársele otro aspecto hasta ahora desestimado: se trata del cobro de Impuesto Predial tanto a Petróleos Mexicanos como a las firmas del sector que mantengan pozos sin operar, es decir, activos aunque no en producción. En este sentido es preciso destacar que tan sólo en Tabasco, Pemex tiene alrededor de mil sitios abandonados, entre pozos, ductos y otras instalaciones; ello no sólo genera deterioro ecológico, sino representa una riqueza energética sin explotar, de tal modo que sujetar esa infraestructura al pago de predial, más que una medida impositiva unilateral, posibilitaría dos cosas: primero, reactivar la producción de hidrocarburos en los pozos abandonados, o segundo, pagar ese impuesto en tanto no ocurra lo anterior; la idea es que mientras los predios cuya superficie alberguen algún tipo de instalación petrolera se encuentren notoriamente inactivos, no generen ese gravamen, pero al ser abandonados por Pemex o quien los opere, debe sujetárseles al pago mencionado.

No se busca –insistimos – de un cobro caprichoso o sólo para que las arcas municipales se enriquezcan, podría inclusive, en acuerdo con los Poderes legislativos federal y estatales, junto al Ejecutivo Federal y de los estados, elaborarse un mecanismo fiscal a manera de convenio y gradualmente contar con ingresos que no se contemplan actualmente en legítimo provecho de la población. Tabasco y sus municipios pueden ser punta de lanza en esta materia.



Columnas anteriores

visitas