TELÉFONO ROJO

No se hagan bolas: el candidato es Barbosa


José Ureña

La escena es común:

Cuando aspiran a un cargo, los cuadros de Morena buscan apoyo en todos lados, con asesores, con dirigentes partidistas, con cercanos a Andrés Manuel López Obrador.

Los periodistas no son la excepción.

-¿Qué hago, hermano? Andrés no me recibe.

-¿Y la dirigente Yeidckol Polevnsky? Ella es la mano de Andrés en el partido.

-No me da respuesta. Me dice que harán encuestas pero…

-Pues pide encuestas objetivas, no sus encuestas….

Ahí se pierde la esperanza.

Le sucedió en 2017 a Ricardo Monreal cuando, con todos los vientos de la preferencia a favor, fue marginado en la Ciudad de México porque el dedo divino puso a Claudia Sheinbaum.

Y le acaba de pasar a Jaime Martínez Veloz en Tijuana: pese a tener las tendencias de su parte –cinco encuestadoras no mienten-, pero ya saben quién escogió a Arturo González Cruz y Leonel Godoy lo ungió.

Ahora el reto es saber qué hace Morena con Martínez Veloz, José Angel Peñaflor y Carlos Atilano Peña.

MANZANILLA DE COMPARSA

El turno es Puebla.

Yeidckol Polevnsky, ella sabrá si por instrucción superior ha encendido la maquinaria para hacer candidato de nueva cuenta a Miguel Barbosa para la elección extraordinaria.

Como en la Ciudad de México, Tijuana y otros lugares, poco importará si Alejandro Armenta está mejor posicionado y reclama un proceso abierto en un partido presuntamente democrático.

Seguramente él ya sabe el acuerdo:

Con los momios de la marca a favor sin importar el abanderado, Barbosa será el candidato a gobernador para la elección extraordinaria, muy a pesar de sus precarias condiciones de salud.

Él y Morena han cerrado la pinza y planean poner como escudero a Fernando Manzanilla Prieto, quien tendría el segundo cargo en el escalafón estatal (secretario de Gobierno) y…

En realidad gobernador en funciones por la situación de Barbosa.

¿Por qué lo llaman?

Porque a Manzanilla Prieto se le ve como un político conciliador con el panismo y el priísmo dada su relación familiar (cuñado) del ex gobernador fallecido en el helicopterazo del 24 de diciembre pasado.

-¿Es definitiva la decisión por Barbosa? ¿Nadie la puede revertir? –pregunté a morenistas conspicuos.

-Sí –me respondieron-, que alguien desconvenza (sic) a Andrés… porque él está convencido y todos los demás no contamos.



Columnas anteriores