MANIFIESTO

Nadie arrodilla a la prensa


José Chablé Ruiz

Lecturas: 1269

La privación de la vida de un ser humano por cualquier vía o causa, siempre será dolorosa para la familia y los amigos; una tragedia para la sociedad, porque denota pérdida de valores, primitivismo, insensibilidad humana y social, ausencia de autoridad, gobierno, Estado de Derecho.

Lo es más cuando se trata de un periodista, porque es un mensajero menos que tiene la sociedad para informarse bien sobre el acontecer público, de una fuente creíble con la que se forma un criterio para la toma de decisiones públicas o privadas.

El maestro del periodismo mundial, Ryszard Kapuscinski, sostenía que "el deber de un periodista es informar, informar de manera que ayude a la humanidad y no fomentando el odio o la arrogancia. La noticia debe servir para aumentar el conocimiento del otro, el respeto del otro".

Añadía, el periodismo es "una profesión muy exigente. Todas lo son, pero la nuestra de manera particular. El motivo es que nosotros convivimos con ella veinticuatro horas al día", y que para ejercer el periodismo "hay que ser un buen hombre, o una buena mujer: buenos seres humanos. Las malas personas no pueden ser buenos periodistas".

Max Weber en la "política como vocación" apunto que "el periodista pertenece a una especie de casta paria que la sociedad juzga siempre con el comportamiento de sus miembros moralmente peores", y recordaba que ni el parlamento inglés a fines del siglo XVII pudo poner de rodillas a la prensa al acusarla de breach of privilege (violación de privilegios).

La IV Transformación de Andrés Manuel López Obrador aspira a que la sociedad mexicana esté cada día mejor informada, por eso impulsa los medios públicos del Estado para que tengan información de calidad y profesional.

En Tabasco, el gobierno de Adán Augusto López Hernández hará lo mismo. Medios y periodistas profesionales serán fundamentales en la comunicación diaria gobierno-sociedad. Quizás los que no lo sean sienten el desdén gubernamental.

AMLO y Adán velarán porque los periodistas cumplan con su función.



Columnas anteriores

visitas