ANALISTA

El poder de pensar


Óscar Gómez Cruz

Lecturas: 855

Todos los días muchas ideas pasan por nuestra mente. Asuntos y vivencias del pasado se conjuntan con el presente, mientras nuestro cerebro y emociones se encuentran ante la encrucijada de resolver y atender lo que ocurre hoy, tomando el aprendizaje logrado para planear y prever hacia adelante; regresar al pasado y quedarse ahí sin avanzar; o tal vez proyectarse al futuro sin construir las bases para llegar a él.

Pensar no es fácil. De hecho, Albert Einstein decía que, "pensar es un trabajo muy duro, es por eso que tan poca gente lo hace".

Mejorar el proceso para pensar adecuadamente es la base para formar y forjar personas y por ende, sociedades exitosas.

John C. Maxwell dice que la persona que conoce el cómo, siempre tendrá un trabajo, pero la que conoce el porqué, siempre será su jefe.

El sistema educativo mexicano no nos enseña a pensar. En el mejor de los casos nos proporciona conocimiento y en el extremo más avanzado, nos enseña a aprender. Pero no necesariamente a pensar.

Nuestros maestros son pieza fundamental para lograr que algún día, pasemos de tener un sistema educativo estancado, a uno que entrene a nuestros niños a pensar, llegando a la investigación más que a la observación, de ahí al análisis y posteriormente a la síntesis. Y después: la toma de decisiones.

¡Qué trabajo cuesta encontrar personas que tomen decisiones! La reforma educativa propuesta por el gobierno saliente de Enrique Peña Nieto y aprobada en el Congreso, hoy está en una zona gris tirándole a morado. Porque el presidente Andrés Manuel López Obrador y fundador de Morena, ha dicho que se cancelará. A ciencia cierta sólo el Presidente conoce hacia dónde quiere que esta reforma se modifique una vez más, pero lo cierto es que, sin formación y evaluación de los maestros, sin acceso al menos al idioma inglés y sin recompensas a aquellos que sobresalgan, el sistema educativo mexicano público no vislumbra mucho avance.

Enseñar a pensar, no sólo a aprender, es el reto. Y pasar de saber a decidir, es la llave para un México mejor.



Columnas anteriores

visitas