CHISME Y COTORREO

La SNTE, en franca partida


Juan Cadena

Después del diálogo y los acuerdos, los maestros de Michoacán vuelven a las andadas, aunque son minoría pero como joden, si ya la paz y la reactivación laboral de las empresas se veía viento en popa, ahora se ven como lo que el tiempo se llevó, como bien es sabido, en este estado se preparan para elegir su próximo líder estatal, la parte que tiene menos simpatizantes son los mismos disidentes de siempre, lo que fue pactado está aceptado, pero nunca falta un frijol en el arroz, mientras tanto las pérdidas económicas ascienden a mil millones de pesos diarios, así va a estar cabrón que la circulación económica nos ampare, mientras hayan pillos y pendejos que les aplaudan sus chingaderas, seguiremos viviendo en la zozobra.

Con la visita del Presidente AMLO a tierras tabasqueñas, una de las peticiones que recibió fue la del INFONAVIT y la voracidad de sus dirigentes, ni tardo ni perezoso les dio pronta respuesta, al implementar un programa para reducirse un 55%, de deudas a los beneficiarios de esta institución, así podrán tener sus propias escrituras.
 
En el edén tabasqueño el calor primaveral se acerca cada día, pero el encarcelamiento del sexenio nuñista se aleja a cada segundo que pasa, tal vez la salida de Granier y su tesorero no fue muy fortuita que digamos, será que lo que se busca es "Amor y Paz", si se les dio el beneficio de la duda, a Núñez se le dará el beneficio de la impunidad, si nos ponemos a recordar un poco, podríamos decir que la mala fortuna le tocó al Químico, cuando en la sucesión de su mandato, su gallo era el ganso Graham Zapata, el de Peña Nieto era Jesus Alí de la Torre, estas designaciones fueron dadas en el Comité nacional del PRI, cuando regresan ambos candidatos, Chucho Alí fue recibido con bombo y platillos, mientras que el ganso regresó con la cola, o mejor dicho con el pescuezo entre las piernas.
 
Muchos aseguran que orando no se gana nada, es muy cierto pero se pierde odio, ira, inseguridad y el miedo a la muerte, perdiendo se gana mucho.


Columnas anteriores