ANALISTA

Poder


Óscar Gómez Cruz

Lecturas: 700

"El poder es peligroso. Saca lo peor y corrompe al mejor. Es para aquellos dispuestos a rebajarse para agacharse por él ". Ragnar Lodbrok

Teniendo a la mano definiciones de poder, desde clásicos como Nicolás Maquiavelo y Thomas Hobbes, hasta los analistas de las Tres Caras del Poder como Robert Dahl, Nelson Polsby o John Gaventa, elegí esta reflexión del Rey Ragnar Lodbrok de la serie Vikingos, por ser precisa, puntual y actual a la autollamada, aún como objetivo: Cuarta Transformación de México.

Porque ésta, si bien centra su narrativa en el combate a la corrupción y la impunidad, en México lo que realmente se requiere es un límite al uso y abuso del poder, que hace que éste sea el inicio del deterioro de hasta las personas más inteligentes, preparadas y bien intencionadas.

La Cuarta Transformación que propone el Presidente Andrés Manuel López Obrador no terminará con la corrupción. De hecho, ésta nunca terminará, forma parte de la naturaleza y condición humana que siempre quiere más. El hombre, en presencia del poder SIN LÍMITES, se desvirtúa para convertirse en lo que originalmente criticó y combatió. La clave está en los límites. El poder siempre será peligroso pero atractivo, porque consigo trae dinero y la "buena voluntad" de quienes buscan el beneplácito del poderoso.

El poder y la corrupción inherente siempre han existido y siempre existirán, el tema es limitar a éste a través de la Ley y las instituciones. Cuando un sólo hombre es el centro absoluto del poder, se entendería que hablamos de una monarquía, dictadura o tiranía; pero no, en Latinoamérica y especialmente en México creamos sistemas "democráticos" para avalar el poder absoluto de un sólo hombre a través del presidencialismo. Y el poder absoluto corrompe absolutamente. Ése es o debiera ser el objetivo de la Cuarta Transformación: limitar el poder absoluto de nuestros presidentes, y dotar de todos los recursos necesarios a la vida institucional, promoviendo una real división y equilibrio de poderes. Sin ésto, sólo será retórica.



Columnas anteriores

visitas