ANALISTA

Venezuela: entre relaciones exteriores y comercio


Óscar Gómez Cruz

Lecturas: 789

Hace 22 años, siendo estudiante en el extranjero, conocí a dos venezolanos. Cuando está uno lejos de lo que nos da seguridad se forjan lazos muy rápido, los amigos se vuelven "hermanos" en semanas, en vez de en años.

Entre muchas pláticas sobre las materias de la universidad en temas como política exterior, democracia y por supuesto, al ser ellos de Venezuela y yo de México, sobre petróleo, me platicaban sobre un Coronel de nombre Hugo Chávez, que estaba llegando al poder rompiendo con todo y con todos a su paso.

Me decían muy preocupados: lo que sigue es la dictadura, el control del ejército -poniendo a incondicionales a quienes les daba ascensos de Capitán a General de un plumazo- y el uso del dinero del petróleo para perpetuarse en el poder.

YO ME REÍA.
Les decía en ese entonces que a mi parecer era imposible que los Estados Unidos permitieran un escenario así, estando en el mismo continente, dependiendo en alguna medida de sus reservas de petróleo, y tan cerca de la Cuba de Fidel Castro. Les llamaba a modo de broma, posterior a eso, mis amigos "developings".

Me equivoqué rotundamente en mi lectura de los hechos y en mis comentarios. La historia ya la conocemos todos y hoy, México como nación, sigue reconociendo a Nicolás Maduro como presidente legítimo de Venezuela, lo que ha propiciado la reacción de muchísimos mexicanos y de países aliados, que no comprenden cómo el gobierno de Andrés Manuel López Obrador puede ser neutral ante la situación de Venezuela, apoyada por regímenes autoritarios como Rusia y China.

Una lectura efectivamente nos sorprende, a pesar de la política de NO intervención que ha caracterizado las relaciones exteriores de México, apoyar a un gobierno como el de Nicolás Maduro no es alentador desde el punto de vista de la paz, la vida democrática y los derechos humanos.

La otra lectura es una decisión estratégica que, aunque con costo político, tiene por objeto abrir posibilidades comerciales con China y Rusia. Saque sus conclusiones.



Columnas anteriores

visitas