Entre Números

Un plan equivocado


Mtra. Soraya Pérez

Lecturas: 516

LA FALTA DE CONFIANZA DE LOS INVERSIONISTAS YA COMENZÓ A TENER SUS PRIMERAS CONSECUENCIAS.
 
En los últimos años, PEMEX se ha posicionado como la empresa productiva más importante de nuestro país. Sin embargo, últimamente, la paraestatal ha tomado una serie de malas decisiones basadas en un plan equivocado, lo que ha tenido grandes repercusiones económicas y una pérdida en la confianza de los actores internacionales clave.
 
Recientemente, analistas del mercado energético en Nueva York recibieron a un grupo de ejecutivos de PEMEX que intentaron convencerlos que se restauraría la capacidad de refinación y producción de la empresa; sin embargo, el mensaje no fue convincente, ya que los especialistas aseguraron que el Gobierno Mexicano carece de una estrategia coherente para revertir esta caída.
 
La falta de confianza de los inversionistas ya comenzó a tener sus primeras consecuencias; en octubre del año pasado FITCH cambió la perspectiva de su calificación a negativa. Asimismo, recientemente, el FMI revisó a la baja el pronóstico económico de México. Por último, según la encuesta más reciente de PwC, México perdió atractivo para los inversionistas, pasando de ser el octavo mercado más buscado al treceavo.
 
Ahora agreguemos la incertidumbre que ha generado PEMEX y la SENER alrededor de la futura refinería en Tabasco.
 
Es increíble que, a pesar de mi insistencia, ninguna de las dos dependencias ha logrado comprobar que ya existen los permisos necesarios para la edificación de este proyecto. Si de algo estoy convencida es que la falta de transparencia no sólo pone en riesgo esta magna obra, sino que genera confusión y amenaza la recuperación de Tabasco, algo ¡inaceptable!
 
La ausencia de una estrategia congruente sobre el futuro del sector energético ha llevado a PEMEX a elegir un plan equivocado. Recordemos que la confianza de los inversionistas es un factor clave para el desarrollo económico sano de cualquier país, por ende, si PEMEX no la recupera, no habrá posibilidad de que México se posicione como la potencia energética que está destinada a ser.
 


Columnas anteriores

visitas