Altavoz

Los cangrejos de Dos Bocas


Fabiola Xicoténcatl

Lecturas: 1711

Los que a estas alturas no digieren la derrota del uno de julio, y que por lo visto son un poderoso grupito que se la pasan con la misma cantaleta día y noche, tratan de ponerle zancadillas a uno de los grandes proyectos que tiene AMLO para Tabasco, la Refinería de Pemex en Dos Bocas, Paraíso.

Desde que en campaña lanzó la propuesta ha sido bombardeado. Esos mismos malvados que emanan tufo a corrupción y con una adicción voraz al huachicoleo, le han expedido antes que nazca a la refinería su acta de defunción. Ese grupito trae toda una estrategia para torpedear todos los programas de AMLO, donde hay desde abogados, dizque líderes sociales y diputados federales.

El 21 de noviembre pasado, siendo Gobernador electo Adán Augusto López Hernández, denunció que quien inició la guerra contra la construcción de la refinería de Dos Bocas, Paraíso, "es un despacho de abogados que se oponen a este proyecto por cuestiones personales y económicas".

"Una persona me llamó y se ostentó como un abogado ambientalista, no es tabasqueño, me dijo que él era de un despacho y se ostentó primero como funcionario, quería traficar con influencias, y eso no lo vamos a permitir", dijo Adán Augusto. Y lo advirtió: "Va a haber refinería en Tabasco, le pese a quien le pese. Hay quienes no nos quieren de fuera de Tabasco, y hay tabasqueños empeñados en poner piedritas en el camino, pero la refinería es un hecho". Y el pasado jueves 24 de enero nos amanecimos con la noticia de que la Agencia de Seguridad, Energía y Medio Ambiente (ASEA), creada a la sombra de la perversa Reforma Energética de Peña, había impuesto multa de 13 millones 900 mil pesos a la compañía SCCA que limpió el terreno de Dos Bocas, a raíz de una denuncia que interpuso el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A.C. (CEMDA) "por los daños ambientales ocasionados al remover vegetación" en la zona donde se construye la refinería.

Adán Augusto ha sido contundente ante esa confabulación contra AMLO y contra Tabasco: "Yo soy de Paraíso, conozco a mis paisanos y se van a topar con pared, porque los paraiseños lo que quieren es que haya progreso, era prácticamente un pueblo muerto y ahora revive". A ver de qué cuero sale más correa. No creo que ningún tabasqueño en su sano juicio quiera dejar que se vaya a otro estado una inversión de más de 155 mil millones de pesos.



Columnas anteriores

visitas