¡AH, CARAY!

El prieto y la morenaza: un primor


Ezequiel Luna Arias

Lecturas: 1312

_Mi amor, ando más frío que norte de enero.

_Se me hace que es lo contrario, porque en la noche nomás falta que arda la colcha.

Los que andan queriendo amarre, quizá por el friíto alcahuete, es la morenaza con el PRIeto; se aman, qué decir se aman: se adoran y lógico, si están lejos uno del otro, se extrañan. Ya andan queriendo taparse con la misma colcha, diría el finao tío Ángel Hernández: con esta colcha me tapé con ella; la misma colcha nos tapó a los dos. Con razón veo a Manolo Androide cambiado; ya no anda tan bocón. Con el que de plano no quiere nada la Morenaza choca, lo dijo Pancho Burelo, es con Pedro Guti, y no por cucharón mi compañero, sino según por pasado de moda, dinosáurico. En el altiplano, la Yeidckol Polevnsky, declaró que sería un Primor estar con los del PRI. Es un honor, estar con los del PRI. No te digo, un viejo amor, ni se olvida ni se deja. Con la PANadera no quieren nada, porque dicen que es retrógrada y reaccionaria; mucho menos quieren con el Pedorro (PRD), por naco y corriente. Así es la vida, diría Justo Naranjo. Dios los cría y el mero tarrudo los junta.

Mientras el PRIeto y la Morena pozolera y nacional, se tiran al ruedo buscando casorio, tanto en los Congresos como en los comicios que se asoman, el amasiato entre la PANadera y el Pedorro, va llegando a su fin; el último anda más pelado que una yuca, dando pie pa' que la gente murmure que nomás quedó el cascarón; y la PANadera, loca se quiere volver porque Calderón y Margarita agarraron sus chivas amenazando que harán un partidazo más grande que el estadio Azteca...

Bajando a tierra piñera les diremos que Tincho Pérez Meunier va con todo por la Ganadera, contra el clan Herrera Dagdug. Cuidao porque el médico Tincho sí sabe combatir la garrapata.



Columnas anteriores

visitas