ANALISTA

Tabasco power


Óscar Gómez Cruz

Lecturas: 652

Tener a un Presidente que sea de tu estado sin duda resulta una maravilla. Pero tener a un Presidente tabasqueño es aún mejor, porque el Edén tiene peculiaridades políticas, económicas y culturales que, de no comprenderse de primera mano, limitan la potencialización de oportunidades. En Tabasco se vive la política como en pocos lugares de México. Es como "el deporte estatal", o un hobby para muchos. Prácticamente todo, pasando por el inicio de año y la tradicional salutación en la casa del Gobernador o palacio de Gobierno, así como por la feria y la elección de la Flor más Bella.

Pero cuando hablamos de energía, petróleo, agricultura y comercio, también la política parece filtrarse como la humedad. El Gobernador Adán Augusto López Hernández empezó su gobierno con gran fuerza, y con todo el apoyo del Presidente. Y como la política es también la principal fuente del rumor estatal, es tal la influencia del Gobernador que, a seis larguísimos años de la sucesión, ya hay quien lo pone en la " lista corta" de los delfines del Presidente.
 
En lo personal creo que lo importante es el presente para Tabasco, y reorientar la política a la productividad y la competitividad. De nada servirá un nuevo boom petrolero si el dinero otra vez se vuelve a ir del estado, y no se desarrollan capacidades de todo tipo que fomenten nuevos negocios. A futurear, pero primero, a trabajar.


Columnas anteriores

visitas