MANIFIESTO

Difícil gobernar Tabasco


José Chablé Ruiz

El reto del gobierno adancista para ser eficiente es enorme y nada fácil. Tiene que adelgazar una obesa estructura gubernamental anquilosada con el concurso de una burocracia que tiene enraizada intereses de grupos políticos y económicos, que urge depurar para poner orden administrativo, financiero, así como crear un sistema operativo de control gubernamental, que eficiente los recursos humanos, materiales y financieros.
 
Esta reingeniería administrativa y de recursos humanos tiene que aplicarse de inmediato en las Secretarías de Educación, Salud, Movilidad, Seguridad Pública, Desarrollo Agropecuario, porque sus actividades son las que más impactan la economía estatal y son las que más servicios prestan a los tabasqueños.
 
El secretario de Educación, Guillermo Narváez Osorio, está consciente que tiene que domar “un potro salvaje” que ha estado “suelto” por más de una década, que hace que el sistema educativo en todas sus modalidades esté en los últimos estándares de calidad en el país, lo que es difícil revertir por la obsoleta estructura administrativa y el desorden financiero que tiene, en la que cinco sindicatos de maestros junto con una mala conciencia de los padres de familia, contribuyen a que sea un desastre la educación en Tabasco.
 
Memo Narváez parte del diagnóstico que la SETAB, con 42 mil 400 empleados de los que 37 mil 500 son maestros, parece un “barril sin fondo”. De entrada tiene una insuficiencia presupuestal de 780 millones de pesos con las telesecundarias, un adeudo de 58 millones de pesos por laudos laborales, en donde la Corte requiere el pago inmediato en dos expedientes de las mil 140 demandas que hay, porque están en proceso de desacato.
 
Con un presupuesto de 12 mil 500 millones de pesos, de los que el 97% se destina al pago de salarios, Memo Narváez tiene que cubrir de inmediato 300 millones de pesos en becas, proveedores, luz, contratos de maestros, más 200 millones de pesos al ISSET en cuotas.
 
¿Cómo eficientar el sistema educativo si el gobierno adancista no tiene dinero?
 


Columnas anteriores