ANALISTA

La terrible cuesta de enero


Óscar Gómez Cruz

Lecturas: 849

Para el común de los mexicanos, enero es un mes complicado. Se acabaron las vacaciones, las posadas, las celebraciones y reuniones familiares, al tiempo que quedan deudas y pendientes de pago.

Para los emprendedores y empresarios es comenzar a implementar los planes hechos el año anterior, con no mucho flujo de efectivo posterior al pago de sueldos, aguinaldos, reparto de utilidades, etc.

Enero es el mes "cuesta arriba" en el que casi lo único que se materializa es el hacer algo de ejercicio y dieta, para bajar los kilos extras de diciembre. Para Tabasco y el gobierno que encabeza Adán Augusto López Hernández, la cuesta es aún más pronunciada. Reciben una administración pública sin procesos ni procedimientos en áreas clave como Salud y Finanzas Públicas. Ésto no significa que no existan, sino que, o no se aplican o ya no responden a la realidad que se vive.

Organizar una administración pública eficiente sin hacer hoyos financieros es el reto del nuevo gobierno. Porque les dejaron un desastre en las manos.

Si el Gobernador tiene ya un diagnóstico real y confiable de cómo se encuentran en cada una de las dependencias y entidades sus procesos, procedimientos, tecnologías de información, instalaciones, parque vehicular y sobre todo, las capacidades y talentos de las personas que ahí trabajan, podrá implementar cambios de impacto en 2019. De no tener este estudio lo requiere con urgencia, porque Tabasco tiene una oportunidad real de recuperar mucho de lo perdido en los doce años pasados.

Es importante considerar que no se puede mejorar ni modernizar todo el gobierno a la vez. Se requiere, con base en el diagnóstico al que hago referencia, realizar una macrolocalización de procesos, seguida de una microlocalización, para seleccionar a qué se le invierte primero en materia de innovación gubernamental. Porque el dinero no alcanza para todo.



Columnas anteriores

visitas