DOBLE FILO

El “molestoso” “Pino Suárez”


Homero T. Calderón

Existe en la "neura" pasional del tabasqueño, un "encabronamiento" colectivo contra el ex gobernador Arturo Núñez. Ese imaginario sufre de "misereres" inoportunos; de neurastenias, porque recientemente llegaron fotos y un video donde el matrimonio Núñez- López Aguilera está de vacaciones en EU. Las redes sociales empezaron una demoledora campaña para desaparecer del mapa a los vacacionistas. Para acabarla de "tzingar", empezaron a filtrarse imágenes del casi recién terminado mercado "Pino Suárez". Esta obra -que bien valió la pena terminar- a pesar de los "chingadazos" contra el exgobernador, es de una impresionante majestuosidad. ¡Qué hermoso mercado nos dejó Arturo Núñez! Tan es así que hubo resentidos que no pudieron digerir totalmente su "encabronamiento", y compararon la obra con la tienda departamental "Altabrisa". Destilaron veneno contra esta magnificente obra. ¿Qué quiere decir esto? Que Villahermosa, una ciudad abandonada por los urbanistas, logró construir un mercado público que lo mismo podría haberse construido en Dubai, Varsovia, Praga, Barcelona, Tokio o Buenos Aires.

Así de impresionante es el nuevo "Pino Suárez". Aunque se quisiera dejar sin crédito a Arturo Núñez, ese mercado existirá por su categoría monumental. Por lo que representa para Villahermosa como urbe de vanguardia. Digamos que será un hito que verá de frente al Tabasco del futuro. Algunos amigos (muy sucios por cierto) me dicen que está muy bien pero le falta ese olorcillo a mierda de cochino.

Quieren que apeste feo. Que se vea sórdido. Pero eso es muy fácil de lograr. Con tirar basura, escupitajos y no barrer, el sucio cometido se puede lograr fácilmente… NOTABENE: Tenemos muchas dudas y preguntas. La primera: ¿Said Mena, titular de Finanzas, tendrá la misma impunidad que Amet Ramos? La segunda: ¿con qué armas se manejará la comunicación? O, la profesión de periodista, ¿será borrada de la memoria colectiva y se enviará a sus miembros a un archipiélago Gulag para que finalmente desaparezcan?...



Columnas anteriores