Vientos Esotéricos

Mantener huesos sanos 2


Gaby del Valle

Lecturas: 498

Nueces. Son una buena fuente de proteínas y magnesio, que aseguran una masa ósea fuerte. Comer nueces, simultaneado con un elevado consumo de calcio, se asocia con la protección contra la desmineralización ósea.
 
Yogur natural. Elige yogur natural en lugar del griego por su mayor contenido de calcio. El griego es espeso, cremoso y rico en proteínas, pero bajo en calcio. El yogur natural proporciona casi el doble del calcio mineral que fortalece los huesos.
 
Salmón. Los pescados grasos como el salmón son una buena fuente de vitamina D, ya que aumenta la absorción del calcio y la cantidad depositada en los huesos. Trata de tomar dos porciones por semana. El salmón es también una fuente rica en proteínas que estimulan la producción de colágeno, que preservan la fortaleza de los huesos y que favorecen la reparación de las lesiones óseas.
 
Sardinas. Son buenas para la salud en general y, en particular, para los huesos. Este alimento es una fuente de ácido graso omega 3 que combate el colesterol y los triglicéridos. Sin embargo, es el fósforo el componente que las convierte en aliadas de la salud ósea actuando como freno a su deterioro.
 
Jugo de naranja. Es una fruta con un alto valor nutricional para el organismo. Previene los resfriados, y ayuda en la conservación de la masa ósea. Aporta calcio, flúor, magnesio y fósforo. Precisamente, cuatro de los minerales que forman parte de la composición de los huesos. Toma cada mañana un zumo y habrás comenzado el día de la manera más saludable posible.
 
Kiwi. Es una fruta sabrosa y además sana. Aporta antioxidantes, vitamina C y minerales como el magnesio, el potasio y el cobre. Puedes tomar este alimento en el desayuno, en el almuerzo o en la cena. Con este sencillo gesto mejorarás el estado de tu estructura ósea y contribuirás al bienestar de tus músculos.
 
Huevos. El manganeso, una sustancia que contienen los huevos y ayuda en la síntesis del proceso óseo. Esa es la razón por la que este alimento es tan beneficioso, tanto para el hueso en sí, como para los músculos, tendones y cartílagos.


Columnas anteriores

visitas