¡AH, CARAY!

Pa’ agarrá aviada


Ezequiel Luna Arias

Ni en las pintas ni repintas se le ve la cuadratura al círculo después del tsunami causado por el remate del sexenio de Turingo Núñez; creo que apenas Mr. Adán se está recuperando del impacto y distinguiendo el tráiler que le pasó encima.

Vaya que está grande el boquete, con decirles que pa' agarrá aviada el nuevo gobierno necesita la friolera de 8,700 millones de pesares. Chú manía, bolsita del banco que dará el crédito al gobierno estatal pa' pagar quién sabe cuándo. Vaya moda que agarraron los gobiernos estatales, municipales, nomás falta que lo hagan las delegaciones municipales.

Eso de pedir prestado pa' financiar los compromisos que deja el que se va. Qué bárbaro, con razón nos va como en feria. No se vale hipotecar el futuro de un pueblo; a la larga, se vuelve una carga difícil de soportar por el costo y amortizaciones de la deuda. Una hacienda pública no debiera ser sujeta de créditos bancarios pagaderos a más de tres años, los municipales, ni a más de 6 los estatales; eso habría que dejarlo a las pequeñas y medianas empresas; porque se supone que un gobierno goza de un presupuesto equilibrado: lo presupuestado debe ser igual a lo gastado. Los gobiernos debieran más que nada volcarse a rastrear fondos internacionales para el desarrollo; en embajadas de países desarrollados, organismos no gubernamentales, etc.

Pero, bueno, cuando ya la decisión está tomada en Pozolandia, de arrancar con pasivos, qué se puede hacer, ni modo de salir en pelota por Plaza de Armas, manifestando que así vamos a quedar de tanto pagar réditos sobre réditos, diría tía Diome…

A nivel juederal, sigue en primer lugar la Cumbia del Huachicol. 'Ora hasta a los concesionarios gasolineros los están pasando a la báscula el gobierno federal por andar mercando gasolina de dudosa procedencia, ya no se diga a aquellos que estaban engodadísimos traficando desde adentro de Pemex con pipas cargadas de gasofia. Ha sido tan frontal el ataque que el mismo Jefe Diego parece que se está volviendo fans de Obrador.



Columnas anteriores