CHISME Y COTORREO

Que siempre no va a salir de Tepepan


Juan Cadena

Por más porras que llegaron pidiendo la liberación de Andrés Rafael Granier Melo, no le fue posible su arresto domiciliario, sólo le concedieron el beneficio por defraudación fiscal; qué cosas nos dan las vueltas de la vida, después de vivir en la opulencia, ahora vivir en la ignominia. El otrora Principito Favión Granier Calles, que gozó de las mieles del poder, tarde comprendió los caminos de la vida, qué moral tan indignante de una familia encontrarse en prisión padre e hijo, ahora surge una pregunta, qué va a pasar con Arturo y Martha Lilia, que si Granier acabó con la quinta y con los mangos, don Arturo Núñez no podrá soslayar la indignación de su pueblo que pide a gritos su encarcelamiento, la cuenta pública del 2017 le fue aprobada; la del 2018, está en el aire la pelota, sólo que la presión está demasiado elevada, aquí es donde va a estar lo cabrón, si los diputados quieren seguir emulando a Juan José de los Reyes Martínez Amaro (el Pípila), la piedra de ahora esta demasiado pesada, pesa más que un matrimonio de ancianos, cuando el antagonismo religioso es muy severo, para no seguir hablando de ratas, perdón quise decir de raras cosas. En la toma de protesta de Adán Augusto López Hernández, AMLO fue muy explícito al decir que Adán sacará a Tabasco del atolladero en que se encuentra, por los 12 años que los gobiernos anteriores -para muestra basta un botón. En los hospitales ya empezaron a florecer los medicamentos y los materiales de curación, hablando de alcayatas, El Submarino tiene la medicina y el material de curación de esta cruda realidad de fin de año.

Qué tristeza dio ver este día de Reyes. Muy poca gente preguntando precios y ofertas de los juguetes de los Reyes del hogar, será que el elefante, el camello y el burro, perdón quise decir caballo, tenían mucha sed y hambre, que no los quisieron cargar demasiado con los regalos, pareciera que no vinieron los reyes magos Melchor, Gaspar y Baltazar, si no que fueron los reyes malos Malechor, Gaspeor y Ba asaltar. Con la precaria economía tabasqueña, hubieron hogares donde no amanecieron regalos, pero con el sabor de un beso y el calor de un abrazo fraterno de nuestros padres, debiéramos sentirnos más que satisfechos, cosa que muchos pobrecitos niños ricos desearían más que el cúmulo de regalos caros. 9171145577



Columnas anteriores