POLÍTICA DE HOY

Asesinos de Huerta


Samuel Cantón Zetina

Ahora que habrá nuevo fiscal, tendrá que ser posible que los tabasqueños conozcan el móvil del asesinato del periodista Juan Carlos Huerta (15 de mayo 2018) y a sus autores intelectuales.

El anterior, Fernando Valenzuela Pernas, presentó en septiembre a quien presuntamente lo ejecutó: Juan Miguel "N" (asaltante de Oxxos), y reveló que lo mató "por encargo".

Una de sus principales colaboradoras aseguró hace meses que llevaban el 70% de avance en las investigaciones; no fueron más allá.

Por el terrible desaseo con que se manejó la información, quedó arraigada la impresión de que Valenzuela se reservó la verdad, y que necesariamente tuvo que hacerla del conocimiento de Núñez, quien de acuerdo a la lógica del poder piramidal, decidió que no se publicara.

La última noticia a propósito, fue la irrupción en prensa de la mujer que acompañaba a Huerta el día que lo ejecutaron en su auto: Lorena Martínez.

Ella echó abajo la teoría del "crimen pasional".

Valenzuela había descartado crimen organizado y oficio periodístico, y externado que existían "indicativos" que tuvo que ver con su vida personal.

Lorena respondió una semana después: "Lo más fácil era irse por ese lado, siendo yo el blanco perfecto. Los que orquestaron todo esto, ya tenían planeado también hacerme ver como sospechosa. Tener un ´chivo expiatorio´ para culpar a alguien rápido y cerrar el caso".

Aseguró que Juan Carlos le confiaba información de negocios y de conversaciones con gente importante.

"Pocos saben quiénes son los socios de la concesión radiofónica que adquirió. Hay un empresario no muy reconocido, un político conocido, y un funcionario de la actual administración muy cercano al gobernador" (Núñez).

¿Quiénes son?

Otra hipótesis, igualmente vinculada a la compra de la estación, es que Gerardo Gaudiano y José Ramón Díaz Uribe (pillo en libertad), por separado, financiaron a Huerta, y éste se negó a devolverles el dinero.

¿Sabremos la verdad con la 4T?



Columnas anteriores