VECTOR X

Núñez, Adán, las tres cartas


Luis Antonio Vidal

En los pasillos de la política mexicana, donde se relatan anécdotas, pasajes y demás picardías, se cuenta que un gobernante ideó un modelo de recomendación para su sucesor.

Redactó tres cartas y, como aportación política, las entregó a su relevo con una amigable recomendación: "Abre cada una cuando te sientas en aprietos".

Ante la crisis heredada, la exigencia del pueblo para calmar la sed y el hambre, y los clamores de justicia a los anteriores funcionarios, el nuevo gobernante abrió de manera prematura la primera carta que a la letra decía: "Cúlpame a mí de todos los problemas".

Y así lo hizo, en el entendido que no debía cargar con culpas ajenas. Tomó decisiones dolorosas por errores y robos de quienes se fueron.

Al paso de los años, brotaron nuevos conflictos derivados de errores cometidos por el gobernante quien entonces decidió abrir la segunda carta: "Haz cambios en tu gabinete".

Con esa sugerencia, surgida de la experiencia política, se pretendía dar un golpe de timón a un barco sin rumbo, cambiando a incapaces nombrados en el gabinete por amiguismo o compadrazgo.

La tercera carta, abierta antes de concluir el sexenio, decía: "Empieza a escribir tus tres cartas".

Enorme lección de la anécdota. Arturo Núñez cumplió paso a paso el ritual. No fue necesario recibir del químico Granier carta alguna, había lo agreste del camino en la selva tabasqueña, del poder en sí. Se fue por la puerta de servicio.

Toca el turno al gobernador Adán romper en Tabasco el maleficio del fracaso y la mediocridad. En sus manos tiene las cartas. La primera ya se abrió.
 

La Morralla

Mientras algunos funcionarios se fijan tres o cuatro meses como plazo para integrar diagnósticos de las dependencias que dirigen, en dos días Fernando Mayans ya dio su veredicto sobre el ISSET: está en quiebra porque se robaron el dinero los de otros sexenios. Y alista, dice petulante, demandas penales. De lengua se come un plato *** En este gobierno, Fernando Calzada será el primero en subir de subsecretario a secretario.

*** Hasta el jueves.



Columnas anteriores