MANIFIESTO

De generación perdida a dañina


José Chablé Ruiz

Lecturas: 1496

Fieles a nuestras costumbres, iniciamos un año más del calendario gregoriano que marca nuestra existencia en el nuevo milenio, con la esperanza de que todo cambie en nuestras vidas para bien, después de que en la temporada decembrina recordamos y celebramos el nacimiento de Jesús, como símbolo de amor, de paz, esperanza.

En el 2019, que coincide con la asunción de un nuevo gobierno en Tabasco, todos los tabasqueños hicieron también una deprecación para que el gobierno surgido de las filas de MORENA, que es la "Esperanza de México", no falle en sus propuestas de hacer un mejor gobierno para todos, tras la gran frustración y decepción que dejó el "cambio verdadero".

En ese anhelo de cambio de vida, de mejoría personal, familiar, de grupo o de la sociedad, ¿qué tanto hemos reflexionado para que haya una verdadera transformación en nosotros mismos?, que impacte nuestra conducta para mejorar nuestra existencia en todos los ámbitos, que se adopte como cultura de esperanza, de fe y de vida.

Porque el anhelo de mejorar nuestra existencia, de volver hacer de Tabasco un edén, no lo haremos por decreto sólo con el pensamiento, si no lo acompañamos con acciones, obras, que sean testimonio de que tenemos la capacidad, la humildad, de que fincados en el Estado de Derecho, en el amor al prójimo, reconstruiremos el tejido social para que nuestros hijos y nietos tengan un mejor lugar para vivir.

El 31 de diciembre, en el Congreso del Estado, donde históricamente Adán Augusto López Hernández protestó el cargo de Gobernador de Tabasco ante el primer Presidente de México tabasqueño, Andrés Manuel López Obrador, el exsenador panista Juan José Rodríguez Prats me corregía que Arturo Núñez Jiménez y demás cofrades ya no eran la "generación perdida sino la generación dañina" de Tabasco.

Confió en que el nuevo Gobernador y sus funcionarios "tengan la humildad de aceptar la crítica para corregir los errores que cometan".

Pregunto a mi generación: ¿También nos iremos al basurero de la historia?



Columnas anteriores

visitas