ANALISTA

Martha Erika y Rafael


Óscar Gómez Cruz

Lecturas: 1855

Conocí a Rafael Moreno Valle hace más de 20 años, siendo ambos muy jóvenes. Él regresaba de Nueva York para asumir el cargo de Secretario de Finanzas, con el Gobernador Melquiades Morales Flores y yo estaba precisamente, a punto de irme también a Nueva York a estudiar.

Un día antes de su toma de protesta como Secretario, estábamos 6 personas, si la memoria no me falla, en el área del Acueducto del entonces Hotel Mesón del Ángel (los que estuvieron ahí seguramente lo recordarán). Rafael nos dijo: voy a ser secretario de Finanzas, seré diputado local, federal, senador, gobernador y voy a ser presidente de México. Sólo le faltó cumplir su última meta.

A Martha Erika la conocí desde chavo, éramos de la misma edad. Nunca nos llevamos. Posteriormente la traté como novia de Rafael y después como presidenta del DIF, durante la administración de su ya esposo, el Gobernador Rafael Moreno Valle.

Una mujer brillante para ser sincero. Con autoridad, sabía para qué es el poder, pero lo ejercía diferente a Rafael, con firmeza, pero con mucha mano izquierda.

Me distancié de Rafael desde hace años, por cuestiones de la vida y profesionales.

Podía no estar yo de acuerdo con él en formas y otras cosas, pero siempre le reconocí que era un fenómeno. Su mente se adelantaba 10 jugadas frente a sus adversarios. Era un hombre de poder, un verdadero animal político.

Ambos fallecieron en un trágico accidente en helicóptero, volando en un cielo soleado y despejado de 24 de diciembre, a bordo de un Agusta impecable y con el mejor de los mantenimientos, piloteado por dos magníficos pilotos que también perdieron la vida: los capitanes Roberto Coppe Obregón y Marco Antonio Tavera Romero, a quienes también tuve el privilegio de conocer.

EN PAZ DESCANSEN

Puebla vivirá tiempos turbulentos con una nueva sucesión en la que los morenistas ya empoderados, se darán hasta con el sartén por la candidatura. Ahora Andrés Manuel López Obrador ya no es candidato, es Presidente de México. Eso cambia las cosas.



Columnas anteriores

visitas